Política

Rivera pone seis condiciones para negociar el voto a favor de Rajoy en la investidura

Ciudadanos exige reformar la ley electoral o investigar la financiación del PP para apoyar a Rajoy

El PP sigue necesitando la abstención del PSOE para asegurarse la reelección

El bloqueo político se ha empezado a resquebrajar este martes, cuando Ciudadanos ha abierto por primera vez la puerta a votar sí a una eventual investidura de Mariano Rajoy. El presidente de la formación naranja, Albert Rivera, tras reunirse por la mañana con su ejecutiva, puso encima de la mesa seis condiciones para modificar su postura inicial de abstenerse en la segunda votación de la investidura.

En concreto, Ciudadanos propone separar de cualquier cargo público a los imputados por corrupción, eliminar los aforamientos, aprobar una nueva ley electoral, acabar con los indultos a condenados por corrupción, limitar los mandatos y constituir una comisión parlamentaria para investigar la financiación del Partido Popular y el “caso Bárcenas”.

Rivera remitió ayer a Rajoy el documento con estas seis condiciones, que marcarán la agenda del encuentro que ambos políticos mantendrán esta mañana. El líder de Ciudadanos señaló que si el PP firma todas esas propuestas, está dispuesto a dar su apoyo explícito a Rajoy. Sin embargo, alertó de que sólo hablará con “el candidato que confirme fecha y hora de investidura”. Hasta ahora, el PP ha defendido que iniciará el trámite parlamentario de la investidura cuando tenga garantizados los apoyos suficientes para lograr la reelección. Sobre la posibilidad de entrar en el Gobierno, Rivera se mostró ambiguo y señaló que no descarta “entrar en un Ejecutivo limpio en el futuro”.

Aun así, a Rajoy no le basta con la abstención del partido de Rivera. El PP y Ciudadanos suman 169 diputados, por debajo de la mayoría de 176 escaños. Por lo tanto, precisa que al menos siete diputados le apoyen o se abstengan para ganar por mayoría simple en segunda votación. Ahora , toda la presión se traslada al PSOE, que hasta ahora ha mantenido que votará que no a la investidura de Rajoy. Sánchez instó en repetidas ocasiones a Rajoy a moverse para lograr más apoyos. La incógnita es saber si los socialistas cambiarán su postura inicial si el presidente del Gobierno en funciones se presenta a la investidura con el sí de 169 diputados, que podrían ser 170 con el de Coalición Canaria. Una hipotética abstención del PNV tampoco sería suficiente para Rajoy. Sin la colaboración del PSOE, Rajoy precisaría de la abstención de partidos nacionalistas catalanes para la reelección, un escenario improbable.

La formación naranja exige que se fije "fecha y hora" de la investidura para sentarse a negociar

Génova estudió por la tarde el documento de Rivera y fuentes del partido señalaron que Rajoy dará hoy una respuesta. El presidente de Ciudadanos aclaró que la reforma electoral que proponen debería ser más proporcional, establecer las listas abiertas y suprimir el voto rogado.

Una de las condiciones que generará mayores reticencias entre los populares es la exigencia de abrir una comisión parlamentaria para investigar la financiación del PP. En cualquier caso, el resto de partidos cuentan con suficientes votos para poner en marcha esta comisión sin el beneplácito del Partido Popular.

Durante la campaña electoral, Rivera aseguró que en ningún caso apoyaría o facilitaría un Gobierno presidido por Rajoy. Ahora, Ciudadanos justifica su cambio de postura por “sentido de Estado” y para “poner en marcha España” y evitar la convocatoria de unas terceras elecciones.

Normas
Entra en El País para participar