Regulador

Marín bloquea en cuatro plenos a la mayoría del consejo de la CNMC

Declina por cuarta vez incluir en el orden del día la consulta a la Abogacía del Estado sobre el cese del Director de Competencia solicitada por seis de los 10 consejeros.

CNMC
El presidente de la CNMC, José María Marín.

El pasado viernes, el consejo de la CNMC recibió el orden del día del pleno convocado por su presidente, José María Marín, para mañana miércoles. En él, una vez más, no figuraba la consulta que seis de sus 10 integrantes (la vicepresidenta, María Fernández y los vocales Eduardo Matilla, Diego Rodríguez, Clotilde de la Higuera, Fernando Torremocha y Benigno Valdés)quieren trasladar a la Abogacía del Estado, para lo que consideran necesario que sea aprobada antes por el pleno.

Con esta son cuatro las veces que estos consejeros han hecho esta petición acogiéndose al estatuto orgánico, que obliga al presidente a incluir en el orden del día las solicitudes firmadas por, al menos, seis de sus miembros. Según fuentes próximas al organismo, ya lo hicieron en los plenos del 24 de mayo; los del 8 y el 22 de junio y, de nuevo, en el convocado para mañana.

En el trasfondo del asunto subyace el largo conflicto entre la Sala de Supervisión, que encabeza la vicepresidenta, y la de Competencia, que preside el propio Marín, después de que este mermara las funciones de aquella sala en favor del Director de Promoción de la Competencia, Antonio Maudes, uno de sus arietes. Los disidentes ya plantearon en marzo “la pérdida de confianza” del pleno en Maudes, que ha recibido siempre el respaldo del presidente. En aquella ocasión, Marín sí incluyó en el orden del día ese punto, que los consejeros tramitaron a través del registro.

En la nueva solicitud, a la que ha tenido acceso CincoDías, se pide a la Abogacía General del Estado una interpretación del artículo 20.13 de la Ley 3/2013 de creación de la CNMC, concretamente, sobre la potestad de la mayoría del consejo en los ceses y nombramientos. En esta ocasión, la petición ha sido cursada individualmente por cada consejero, frente a las anteriores que se hizo de forma colectiva.

Actuaciones polémicas

El director de Promoción de la Competencia (que no es director de instrucción) protagonizó a principios de este año varias una actuación polémica: publicó internamente dos dictámenes paralelos a los aprobados por la Sala de Regulación sobre las órdenes de peajes del gas y la electricidad.

Posteriormente, ya en marzo, Antonio Maudes colgó en la web del organismo el informe sobre el real decreto de economía colaborativa, que no había recibido el respaldo del pleno de la CNMC y sigue sin ser aprobado. Estas decisiones y la del presidente de reforzarle ante dicha sala, han sido las chispas del conflicto.

Dos son las preguntas que se formulan a la Abogacía. La primera dice textualmente:“Al objeto de garantizar que las actuaciones de la CNMC se realizan conforme a la debida independencia y de preservar que las decisiones y la configuración de las líneas estratégicas de la CNMC se adoptan por el consejo, ¿es obligado incluir en el orden del día del pleno una propuesta de nombramiento o cese de personal directivo solicitada por, al menos, cinco miembros del consejo?”.

En la segunda, aludiendo al citado artículo de la Ley 3/2013, se le pregunta si es “ineludible que todo acuerdo del consejo sobre el nombramiento o cese del personal directivo de la CNMC dependa de que el presidente haga la propuesta formal y expresa o pueden un mínimo de cinco miembros del consejo proponer el cese del personal directivo que el propio consejo ha nombrado?”, en alusión a una posible destitución de Maudes.

El consejo de la CNMC nombra y cesa al personal directivo a propuesta del presidente, si bien, en la documentación que se remitiría a la Abogacía se subraya que “no existen causas tasadas de cese”. También se recuerda que la convocatoria del pleno se realiza “a iniciativa del presidente o de, al menos, cinco miembros del consejo” y que el correcto funcionamiento de las Salas exige que el personal directivo actúe “con respeto al consejo, manteniendo la independencia entre la instrucción y la resolución”.

El largo conflicto interno de la CNMC, que se ha extendido a los directores de instrucción (estos rechazaron el apoyo a Maudes que les solicitó Marín), amenaza con bloquear el organismo. No en vano, los consejeros ofendidos por el “ninguneo” del presidente y su negativa a respetar un derecho que le otorga el Estatuto, se niegan, a su vez, a respaldar los asuntos del pleno, como podría ocurrir mañana. Y son mayoría.

Marín solo cuenta en el consejo con el apoyo de la consejera María Ortiz la y de los designados por el PNV, Idoia Zenarruzabeitia y CiU, Josep María Guinart.

 

El presidente se niega “a oficializar” el conflicto

El presidente de la CNMC, José María Marín, se ha enrocado frente a la mayoría del consejo que quiere forzar el cese del Director de Promoción de la Competencia, Antonio Maudes, cuyos poderes reforzó en enero en detrimento de la Sala de Regulación. Cuando el pasado marzo, seis de sus miembros, entre ellos, la vicepresidenta, María Fernández, pidieron la inclusión en el orden del día del pleno “la pérdida de confianza” y “medidas a adoptar” respecto a Maudes, el presidente así lo hizo al ver que lo habían tramitado a través del registro. La medida no sirvió de nada pues el directivo recibió el apoyo de Marín.

Desde entonces, este se ha negado en cuatro ocasiones a incluir en las convocatorias del pleno la consulta con dos preguntas que lo consejeros cismáticos quieren plantear a la Abogacía del Estado: una sobre esta misma negativa y otra sobre la potestad de la mayoría del consejo para el cese de directivos (léase, Maudes).

Según fuentes próximas al organismo, si Marín actúa así es “porque le molestan en sí las preguntas” y porque “responderlas sería oficializar un conflicto, que prefiere se vaya diluyendo”. Y “aunque tendría las de ganar en la segunda cuestión, la primera la perdería, lo que obligaría a la Abogacía a dar una respuesta salomónica que le perjudicaría”, añaden.

El poder del consejo de la CNMC es el denominado de “doble llave”: los nombramientos y ceses los propone (no impone)el presidente pero debe ratificarlos el consejo. Este, a su vez, puede bloquear un nombramiento o cese que proponga el presidente, pero no puede proponerlos. El debate no es nuevo, pues ya se planteó en el antiguo regulador energético, la CNE, uno de los que se integró en la CNMC.

Normas
Entra en El País para participar