Mensajería instantánea

Los ‘stickers’ de Line convencen a Wall Street

Los populares 'stickers' de Line toma la Bolsa de Nueva York durante el debut bursátil de la compañía.
Los populares 'stickers' de Line toma la Bolsa de Nueva York durante el debut bursátil de la compañía.

Los stickers de Line han triunfado en su estreno bursátil. Las acciones de Line, la aplicación japonesa rival de WhatsApp, llegaron a revalorizarse ayer un 26,6% en su debut en Bolsa, situando el valor de la compañía por encima de los 8.700 millones de dólares (7.824 millones de euros). Los títulos de la empresa llegaron a dispararse hasta los 44,44 dólares al inicio de la sesión, frente al precio inicial de 32,84 dólares de la OPV, la mayor de una empresa tecnológica en Wall Street este año.

La compañía, propiedad de la surcoreana Naver Corporation, ofreció 22 millones de acciones en la Bolsa neoyorquina, lo que le ha permitido captar 722 millones de dólares (650 millones de euros). Además, mañana empezará a cotizar también en la Bolsa de Tokio, donde tiene su sede. Allí ha decidido ofrecer 13 millones de acciones a un precio de 3.300 yenes por acción, lo que representa una recaudación de otros 365 millones de euros. Con la salida a Bolsa, la empresa japonesa ha captado un importe agregado de 1.300 millones de dólares (1.170 millones de euros), incluyendo la ejecución de una cláusula green shoe.

Line logró impulsar sus acciones pese a que apostó por el rango alto de precios, tras elevar la horquilla a comienzos de mes. La firma justificó su decisión por la creciente demanda por parte de los inversores. Estos, con gran apetito por este tipo de debut bursátiles, han visto como este año el número de OPV previstas en el sector tecnológico es muy limitado. Una de las pocas excepciones ha sido Twilio, que se estrenó en la Bolsa de Nueva York el pasado 23 de junio y casi ha triplicado su valor desde entonces.

Con su salida a Bolsa, Line, que en su último ejercicio fiscal alcanzó unos ingresos de 120.700 millones de yenes (1.029 millones de euros), un 40% más, se está preparando para dar la batalla a sus dos grandes rivales, Facebook (propietaria de WhatsApp y de Messenger) y la china Tencent Holding, dueña de WeChat, otro servicio de mensajería. La firma busca recursos con los que impulsar su negocio más allá de los mercados donde hoy es fuerte (Japón, Taiwán, Tailandia e Indonesia) y entrar en nuevas plazas en todo el mundo, entre otras EEUU.

Su objetivo: ampliar su base de clientes, que hoy suma 218,4 millones de usuarios. Aún muy lejos de los más de 1.000 millones que tiene WhatsApp o de los más de 700 millones de WeChat. Line, que celebró el pasado 23 de junio su quinto aniversario, ha entrado en muchos mercados, pero con desigual éxito. En el caso de España, donde aterrizó en 2013, la compañía no parece haber tenido el impacto que buscaba (aunque no ofrece datos locales), pero WhatsApp tiene aquí una tasa de penetración del 70% entre los usuarios de teléfonos móviles, según revelaba recientemente un informe de PricewaterhouseCoopers. Una fortaleza difícil de derribar, no solo por Line sino por otros competidores como Telegram.

Con todo, el analista japonés Hiroshi Naya de Ichiyoshi Research, aseguró a Bloomberg, que “hay mucha esperanza en el futuro de Line como plataforma mediática”. “Tenemos ya bastante claro qué servicios de smartphones se usan y cuáles no, y Line se ha establecido como algo que mucha gente usa cada día para sus comunicaciones”. Aunque Line esté muy por detrás de WhatsApp en usuarios, la aplicación asiática tiene un punto fuerte a su favor. A diferencia del líder mundial, ella sí ha sabido cómo monetizar su base de usuarios. Una de sus principales fuentes de ingresos es la venta de sus stickers, sus singulares pegatinas que equivalen a los emoticonos de WhatsApp.Y también la venta de juegos, música en streaming y cómics, que representan el 41% de sus ingresos.

Quizás de lo que se arrepienta ahora Line es de haber retrasado su salida a Bolsa. Según Bloomberg, la compañía tenía intención de hacerlo hace dos años con una valoración prevista de 1 billón de yenes. Line decidió entonces esperar confiando en una mejor respuesta por parte de los inversores, un movimiento que podría haberle costado miles de millones de valoración tras la entrada de Facebook en este negocio.

Mensajes, llamadas, música, vídeos y pagos

Line es más que un servicio de mensajería instantánea. Desde la compañía, aseguran que la aplicación actua como un portal inteligente, como una puerta de entrada a información y servicios. Tienen Line Live, un servicio de vídeo en directo con interacción en tiempo real de los usuarios; Line Music, otro de música en streaming a la carta, y Egg, una aplicación de selfies que permite a los usuarios jugar con las imagenes.

Line también permite hacer llamadas de audio y vídeo. Y ha lanzado Line Pay, un servicio de pago móvil para pagar en tiendas y vendedores afiliados, y para que los usuarios puedan mandar y recibir dinero entre ellos. Pese a monetizar su oferta y elevar sus ventas, Line tuvo unas pérdidas en el último ejercicio de 7.600 millones de yenes (64,8 millones de euros).

Normas