Videojuegos

La OCU contra Pikachu y los 149 Pokémon

La Organización de Consumidores alerta a padres y educadores de los "riesgos" del videojuego, mientras que la empresa Nintendo se ha revalorizado un 77% en la Bolsa de Tokio

Un jugador intenta atrapar a una criatura Pokémon en Berlín, Alemania
Un jugador intenta atrapar a una criatura Pokémon en Berlín, Alemania EFE

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha advertido este jueves en un comunicado a padres y educadores de los "riesgos" de Pokémon Go, el reciente videojuego para teléfonos inteligentes, que se ha convertido en el más exitoso de la historia de Estados UnidosLa empresa Nintendo se ha revalorizado un 77% en la Bolsa de Tokio al pasar el precio por acción de 14.300 yenes a 25.300 en solo una semana.

Pokémon Go se ha convertido en el juego de moda en todo el mundo. Pikachu ha logrado convencer a más de 15 millones de usuarios y eso que sólo está disponible en cinco países: Australia, Nueva Zelanda, EE UU, Alemania y, desde este jueves, Reino Unido. En España oficialmente la aplicación no aparece aún en las tiendas de Google Play. Aunque es posible descargarla mediante un truco. La OCU pide a los usuarios que esperen a su disponibilidad de manera oficial, ya que puede acarrear virus en los smartphones.

La organización de consumidores cree que Pokémon Go puede poner en riesgo la integridad física de los entrenadores (como se llama a los jugadores): "Al estar constantemente pendiente de la pantalla del teléfono a la vez que caminamos y exploramos la calle puede llevar a olvidarnos de coches, semáforos y otros peligros que pueden derivar en accidentes como ya ha sucedido en otros países".

La aplicación funciona utilizando la geolocalización y la realidad aumentada. Las criaturas Pokémon aparecen en cualquier lugar del mundo real. La OCU pide a los padres que vigilen a los menores cuando salgan a jugar con él en la calle, ya que el juego utiliza geolocalización y podría entrañar algunos riesgos.

La organización de consumidores alerta también del posible aumento de gasto en la factura del móvil. "La aplicación consume los datos y la batería a gran velocidad lo que puede llevar a sorpresas", aseguran desde OCU. Así como señalan al modelo freemium como un peligro: "Es necesario controlar estos gastos adicionales para no encontrarnos con facturas excesivas".

Normas