Somos socios

Una actriz y una psicóloga unidas por una terapia

La afinidad es el secreto de Laura Raya y Sofía Valero en Nice to Meet Me

Es una empresa de desarrollo de personas que combina técnicas teatrales y de coaching

Laura Raya y Sofía Valero, fundadoras de Nice to Meet Me.
Laura Raya y Sofía Valero, fundadoras de Nice to Meet Me.

Cuando se conocieron en 2011, cada una venía de un mundo totalmente diferente. Todo comenzó durante un curso de psicoterapia Gestalt, al que asistieron para avanzar en sus respectivas trayectorias. Allí se encontraron. Laura Raya (Madrid, 1968), licenciada en Psicología, venía del mundo de la empresa. “Tras varios años trabajando, el coaching se me quedaba corto, y quería profundizar más en el conocimiento de las personas”, explica. “Yo, sin embargo, venía del teatro. Como actriz, construyo mis personajes, y me recomendaron la terapia para tener un abanico mucho más grande de posibilidades”, relata Sofía Valero, nacida en Málaga en 1977 y licenciada en Interpretación.

Cuentan cómo la citada terapia abría al máximo a cada paciente, mostrando su forma de ser y sacando a la luz los aspectos más escondidos de su personalidad. “Quizá esa fue la razón por la que en tan poco tiempo nos conocimos tan bien entre nosotras”, prosigue Raya. Y así ocurrió. Ambas querían dar un aire nuevo a sus vidas profesionales, así que decidieron asociarse y montar Nice to Meet Me, una empresa de desarrollo de personas que combina técnicas teatrales y de coaching. “Quería algo que diese alas a mi pasión por actuar, y mi socia algo que uniese a las personas con el mundo de la empresa”, señala Valero. La mezcla de la interpretación y de la psicología en la empresa fue el cóctel perfecto.

Llevan algo más de un año dejándose la piel en el proyecto. En todo este tiempo han subido a los escenarios de varios teatros a directivos de compañías y a equipos profesionales. “La formación tradicional alimenta la virtud mental y trabaja con la reflexión. Nosotras también lo hacemos con el cuerpo. En la empresa se trabaja mucho con la mente, hay mucha racionalidad, y demasiado control; y solo desde ahí no se rige”, comenta la psicóloga. Por eso, continua la actriz, en el mundo corporativo y en la alta dirección muchas veces se trabaja en la expectativa. “Nosotras impulsamos la autenticidad”.

Un supervisor

No se puede enseñar a nadie a conocerse si antes no lo ha hecho consigo mismo, asegura Sofía Valero. Por ello, en Nice to Meet Me acompañan a sus pacientes durante un proceso que primero han vivido ellas mismas. “Tenemos un supervisor que nos ayuda en las situaciones más complejas. “Es lo que se conoce como la terapia del terapeuta”, apunta Laura Raya.

La complicidad entre ambas socias se nota a primera vista. Y lo que a una se le escapa mencionar, la otra lo recuerda. Explican cómo eso también les ocurre durante las sesiones que realizan con sus clientes. Aunque Valero viene del mundo del teatro, ha ido aprendiendo diferentes técnicas de coaching y psicología que le ha ido enseñando su compañera. Lo mismo le ha pasado, a la inversa, a su socia. Así, aunque cada una viene de un mundillo, trabajan como si fuesen una sola persona. “Por eso nos complementamos perfectamente. Yo tengo mucha más experiencia en la empresa, porque vengo de ahí, y mi compañera aporta esa distancia necesaria con ese mundo”, señala Raya. En ese sentido, si toca decirle a un alto ejecutivo que se descalce sobre el escenario, que cante una canción, que utilice el atrezo teatral o que interprete a un personaje, Valero no tiene ningún problema. “Les veo como actores, no como directivos. No me asustan tanto. Laura es la protectora, y yo la confrontadora”, corrobora.

Esas dos formas de gestionar y de entender la vida encajan a la perfección. “Yo soy bastante caótica y trabajo con el imaginario y de forma muy impulsiva, pero mi socia le da ese toque de seriedad que hace que las empresas y los clientes tengan confianza en nosotras”, prosigue Valero. “Creemos, además, que las organizaciones necesitan cada vez más estas herramientas. Con toda la tecnología que nos aturde y el estrés del día a día, la gente necesita encontrarse a sí misma. En los perfiles de la alta dirección, por ejemplo, vemos que hay demasiada rigidez y presión”, añade. Cuentan que en todo este tiempo han seguido formándose. Han crecido profesionalmente y también en el ámbito personal. Comparten ratos libres, amigos y familia.

Normas