Nuevos métodos de consumo

Cómo hacer de lo digital una transformación sostenible

El creciente consumo de entretenimiento y cultura a través de internet aumenta la necesidad de proteger el valor de la propiedad intelectual

Noelia Fernández, directora de transformación digital de PRISA; Mercedes Gómez, vicerrectora de política académica y profesorado de la Universidad Complutense y José Manuel Gómez Bravo, director de propiedad intelectual de PRISA, en la inauguración del curso La re-evolución en los derechos intelectuales del conocimiento, la creación y la comunicación.
Noelia Fernández, directora de transformación digital de PRISA; Mercedes Gómez, vicerrectora de política académica y profesorado de la Universidad Complutense y José Manuel Gómez Bravo, director de propiedad intelectual de PRISA, en la inauguración del curso La re-evolución en los derechos intelectuales del conocimiento, la creación y la comunicación.

La digitalización ha cambiado el día a día de la sociedad, y por extensión, la realidad a la que se enfrentan las empresas de comunicación, editoriales o de entretenimiento. Estas se ven en la obligación de responder a las demandas de los usuarios: una mayor inmediatez y menores costes, algo que a su vez debe convivir con el respeto a los derechos de propiedad industrial e intelectual de creadores y distribuidores. De cómo las organizaciones se enfrentan a este escenario ha versadola primera jornada del curso La re-evolución en los derechos intelectuales del conocimiento, la creación, y la comunicación, organizado por la Universidad Complutense de Madrid, Google, Telefónica y el grupo PRISA, empresa editora de CincoDías.

El papel de la educación en la red

Definir el papel de la tecnología en el ámbito educativo ha sido siempre objeto de debate. La llegada de dispositivos tecnológicos al aula no es suficiente si no tiene un valor añadido para la formación. “Tenemos ante nosotros el reto de un estudiante muy diferente. Consume de otra manera y está permanentemente conectado”, afirmó la directora de proyectos y desarrollos del grupo Santillana, Manuela Lara. En su opinión, con la tecnología se pueden identificar las necesidades de cada alumno, lo que permite diseñar una formación personalizada. Marta Torán, de Telefónica Educación Digital, añadió que esa formación “debe ser móvil y ubicua, que se pueda acceder a ella desde diferentes dispositivos. Que esté orientada a la práctica y fomente la colaboración y la interacción”.

“La ubicuidad de acceso, los bajos costes marginales, la expectativa de la inmediatez y una evolución tan acelerada nos ha pillado a contrapié a las organizaciones. En ocasiones no estamos respondiendo de un modo sostenible a las demandas de nuestros usuarios”, afirmó la directora de transformación digital del grupo PRISA, Noelia Fernández, quien definió la transformación digital como “la capacidad de una organización para redefinir su valor en términos significativos y mostrarlo en un entorno totalmente diferente”. Un entorno que no para de cambiar en el sector audiovisual. “En los últimos cuatro o cinco años, lo que hemos visto ha sido una ruptura en los patrones de consumo”, apuntaba Guillermo Mercader, director de desarrollo de negocio de Movistar+. “Nuestro papel ha sido acompañar ese proceso, aunque hemos ido por detrás de los gustos de los usuarios”, añadió.

  • Piratería y legislación

El gran reto, por un lado, está en proporcionar a los usuarios formas de consumo audiovisual de calidad, fácilmente accesible, y a un precio competitivo, dentro de un contenedor casi infinito de contenidos como es internet, no siempre consumidos de forma legal. Ahí, la defensa de la propiedad intelectual y de la creación sigue siendo una tarea pendiente, para todos los agentes de la cadena.

“Los propietarios de contenidos deben entender que si no permitimos su consumo en los nuevos formatos, los usuarios van a ir a otros entornos fuera de la ley”, añadió Mercader. En cuanto a la regulación contra la piratería, Marta Pastor, directora corporativa de propiedad intelectual y nuevas tecnologías de Telefónica, señaló que “la legislación española no es efectiva, ya que es difícil conseguir de forma efectiva el cierre de páginas que distribuyen contenidos de forma ilegal”.

La ley debe adaptarse a las nuevas fórmulas de acceso a los contenidos de entretenimiento

Desde el punto de vista de los creadores, el presidente de la Sociedad General de Autores y Editores, José Miguel Fernández Sastrón, apuntó que “cada vez se devalúa más el producto, el cual debería ser el motor de esa evolución. El marco legal que regula el tráfico de contenidos está obsoleto”. “Hay que proteger a los autores. Las reglas del juego en propiedad intelectual se nos han quedado antiguas”, subrayaba Manuel Bravo, director general de la Fundación de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Como resumió la creadora del servicio de documentación de la Cadena SER, Ángeles Afuera, “internet ha cambiado todo el panorama mediático, y ha enfrentado a nuestro medio al dilema de renovarse o morir”.

Y es que la radio también ha tenido que enfrentarse a este proceso, pese a que, como explicó Afuera, parecía compartir elementos básicos con el nuevo modelo digital:“también era gratis, la inmediatez era básica, y la red nos daba más oyentes y un nicho comercial adicional”. La realidad demostró que tampoco en ese medio la adaptación era sencilla: “Ha sido la gran revolución de la radio. El móvil se ha convertido en el transistor del siglo XXI”.

Normas