Elecciones en EE UU

Bernie Sanders abandona la lucha por la Casa Blanca

El senador de Vermont se retira y anuncia su apoyo a la candidatura de Hillary Clinton para alcanzar la casa blanca

La candidata a la presidencia Hillary Clinton y Bernie Sanders en un acto de campaña en New Hampshire.
La candidata a la presidencia Hillary Clinton y Bernie Sanders en un acto de campaña en New Hampshire. REUTERS

El senador Bernie Sanders dio hoy su respaldo oficial a su rival en las primarias demócratas, la virtual aspirante a la Presidencia de EE UU, Hillary Clinton, después de resistirse a hacerlo durante más de un mes para presionarla sobre el contenido del programa del partido. Durante el acto, Sanders ha destacado que "es vital que los Demócratas permanezcan unidos para derrotar al candidato Republicano Donald Trump en las elecciones del 8 de noviembre".

“Clinton ha ganado las primarias y la felicito por ello. Será la candidata demócrata a la Presidencia y haré todo lo posible para que ella sea la próxima presidenta de Estados Unidos”, dijo el senador en el primer acto de campaña conjunto que celebran en la ciudad estadounidense de Portsmouth (New Hampshire).

Cinco semanas después de que Clinton se asegurara el liderazgo de la candidatura Demócrata a la Casa Blanca, el senador estadounidense de Vermont terminó con su propia campaña y apoyó la de Hillary acabando así con su batalla por el partido: "He venido aquí para hacer oficial mi apoyo a Hillary Clinton porque ella debe debe de convertirse en nuestra próxima presidenta".

El apoyo de Sanders lleva al ala de Clinton el reducto más prominente del partido a menos de dos semanas antes de la convención nacional del partido Demócrata en Philadelphia, donde la ex secretaria de estado espera convertirse definitivamente en la candidata oficial del partido.

La esperanza de Clinton está puesta en que al apoyo de Sanders se sume el de sus seguidores. En una reciente encuesta de Reuters/Ipsos, solo un 40% de los seguidores del ex senador votarían a Hillary.

La aparición en Portsmouth es el resultado de semanas de negociaciones  entre las dos facciones del partido ya que Sanders presionaba para conseguir un partido Demócrata más progresista. La clave de las negociaciones llegó cuando Clinton cedió y adoptó parte de las demandas de Sanders, como la gratuidad de la matrícula universitaria y la expansión de un sistema sanitario asequible.

Normas