Alimentación

Pascual factura un 4% menos, hasta los 690 millones

Tomás Pascual, presidente de Calidad Pascual.
Tomás Pascual, presidente de Calidad Pascual.

La corporación Pascual cerró 2015 con unas ventas de 718 millones de euros, un 3% menos que un año antes. Sin embargo, el ebitda de la compañía creció un 2% respecto a 2014, hasta los 70 millones.

La caída de la corporación en ingresos se produjo principalmente por el descenso en su principal negocio, la alimentación, operado por Calidad Pascual. Esta división redujo sus ventas un 4%, hasta los 690 millones. El ebitda en este caso también mejoró, aunque apenas un 1,4%, hasta los 74,7 millones. Los lácteos, con el 52% del total; Bezoya, con el 15,9%, y Bifrutas, con el 9,5%; son los tres productos que más aportan a los ingresos de este negocio.

Durante 2015, colaboraron con Calidad Pascual 456 ganaderías, 3.387 proveedores, 2.300 empleos directos y 6.000 indirectos, y 348 distribuidores. Asimismo, la empresa distribuyó cerca de 1.000 millones de envases de sus 13 categorías de productos, que en España llegaron a 117.000 puntos de venta y a 30 millones de consumidores. Cuenta además con seis plantas industriales.

Sin contar graneles, el negocio de alimentación fuera de España supuso unos ingresos de 28,3 millones de euros, lo que supuso un incremento del 8,8% respecto a 2014. Según Tomás Pascual, consejero delegado del grupo, en 2015 se ha cerrado una etapa que ha supuesto que la compañía sea más firme, sólida y sostenible que en 2011.

 

Normas