Innovación │ 38 aniversario de Cinco Días

Investigando el modelo productivo del futuro

Investigando el modelo productivo del futuro

Aunque España sigue estando lejos de Alemania, Francia y Países Bajos –los países europeos líderes en innovación–, centros de investigación y transferencia de tecnología, como el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) o Eurecat-Centro Tecnológico de Cataluña, investigan para mejorar los procesos industriales, llevar la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i) al mercado y diversificar el modelo productivo.

Patentes

Las solicitudes españolas en la Oficina Europea de Patentes aumentaron un 3,8% en 2015, alcanzando las 1.527 en total y revirtiendo la tendencia negativa de los últimos años. Se concedieron 522. La media europea se elevó un 0,3%.

Eurecat abarca todos los sectores empresariales, pero destaca especialmente en la industria. Xavier Torra, su presidente, resalta sus investigaciones en sensorización y transmisión de datos, así como en sólidos 3D o sensores de salud, en colaboración estrecha con empresas especializadas. “La industria que viene va a ser muy automatizada y hay que adaptarse a ella”, comenta Torra.

Para Ana Sanz, directora de transferencia de tecnología del CNB, englobado en el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), “el conocimiento científico es la base de la innovación”. El CNB apoya a los investigadores para que sus resultados lleguen al mercado, bien a través de un acuerdo de licencia con una empresa, bien mediante la creación de compañías de base tecnológica. “Se consigue un retorno económico que contribuye a la financiación de la ciencia y, asimismo, se consigue que parte de la inversión pública en I+D llegue a la sociedad”, explica.

Uno de los descubrimientos más destacados del CNB es un reactivo (anticuerpo) que se utiliza a nivel mundial para determinar si un alimento está libre de gluten. También han creado herramientas para la detección de enfermedades animales como el virus de la gastroenteritis porcina transmisible.

“En el área de la agrobiotecnología, hemos desarrollado plantas más resistentes a patógenos o estreses medioambientales (como la sequía) o, por ejemplo, patatas que son capaces de producir tubérculos en condiciones de climas cálidos”, apunta Sanz.

Fotónica

La biotecnología y las telecomunicaciones son algunos de los ámbitos que abarca la investigación en óptica del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) de Barcelona, cuyos científicos están siempre entre los receptores de las principales becas europeas de investigación.

Silvia Carrasco, directora de la unidad de transferencia, señala que desarrollan proyectos con “todo tipo de empresas, grandes y pequeñas, nacionales y multinacionales, como Nikon o HP. Además, a pesar de nuestra juventud como institución y nuestro tamaño mediano, hemos creado cinco spin-off y estamos incubando otras tres iniciativas empresariales”.

Renovables 

Un sector en el que España ha destacado a nivel internacional en cuanto a innovación es el de las renovables. El Centro Nacional de Energías Renovables (Cener) desarrolla conceptos aplicables por la industria en forma de software o de diseños que regulan el funcionamiento de los equipos. “Ha invertido en torno a 100 millones de euros en infraestructuras para que la industria pueda desarrollar su actividad de la forma más eficiente posible”, afirma su director, PabloAyesa, quien destaca la importancia que van a tener a medio plazo “las microrredes, las ciudades inteligentes o las biorrefinerías. Creo que deberíamos prestar atención al uso de la biomasa en sus distintas formas y a la fabricación de módulos y células fotovoltaicas en España”.

Universidades

El último informe de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) señala que el número de spin-off creadas en 2014 creció ligeramente respecto a 2013, a 149. También subieron las ampliaciones de capital.

Normas