Telecos

La CNMC propone liberalizar el mercado de operadores móviles virtuales

Un usuario utilizando un teléfono móvil.
Un usuario utilizando un teléfono móvil.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha propuesto liberalizar el mercado de los operadores móviles virtuales (OMV). Este viernes, el organismo ha lanzado una consulta pública en la que propone eliminar en un plazo de seis meses las obligaciones impuestas a Telefónica, Vodafone y Orange en el mercado de acceso a redes móviles, conocido como Mercado 15, lo que supone desregular el sector.

La CNMC considera que el mercado de acceso a redes móviles "tiende hacia la competencia efectiva" en la actualidad, que los operadores con red compiten por lograr los contratos de los OMV y que la propia configuración del mercado dificultaría un proceso de concertación de los operadores con red para expulsar a los OMV del mercado. No obstante, el organismo advierte que estará vigilante, pues tendría la capacidad de intervenir de "manera inmediata" en el supuesto de que los operadores móviles con red retiraran de forma injustificada el acceso a su red móvil a OMV o pusieran en práctica estrategias más sofisticadas basadas, por ejemplo, euna subida concertada de los precios mayoristas de acceso a la red móvil, indicó la CNMV en un comunicado.

La CNMC considera que la reducción de precios progresiva de los precios mayoristas que los OMV pagan a los operadores de red ha permitido que los virtuales puedan mejorar los precios ofrecidos a sus clientes, en línea con las ofertas de los operadores de red. El organismo cree que los potenciales problemas de competencia citados no estarían en línea con lo observado en el mercado de los últimos años. De hecho, durante este tiempo los operadores de red han competido por dar acceso a sus redes a los OMV, algunos de los cuales incluso han cambiado de operador anfitrión.

Competencia analizó este mercado en 2006 -cuando no existía Yoigo ni muchos de los servicios de mensajería instantánea como WhatsApp o Skype- e impuso una regulación que obligó a los tres operadores de red existentes en aquel momento (Telefónica, Vodafone y Orange) a dar acceso razonable a sus infraestructuras móviles a aquellas compañías virtuales, como Pepephone, que carecían de red. Esta regulación propició la apertura del mercado, pues a partir de ellas los OMV pudieron ofrecer progresivamente servicios de voz y datos móviles a sus clientes y fomentar la competencia en el mercado de telecomunicaciones.

Aunque las directivas europeas exigen hacer análisis de mercado sectoriales cada tres años, en España han pasado 10 para adaptar la norma a la nueva situación sectorial.Si en 2006, la conclusión de la CMT fue que Telefónica, Vodafone y Orange tenían una "dominancia conjunta" en el negocio mayorista del sector, hoy según la CNMC existe en España una treintena de OMV con una cuota de mercado conjunta del 10%. Desde 2001, el ingreso medio por línea móvil de las compañías de móvil se ha reducido en más de un 30%. Según la CNMC, durante todo estos estos, los precios mayoristas que los OMV pagan a los operadores de red se han ido reduciendo prograsivamente, tanto para la voz como para los datos, lo que ha permitido a los virtuales mejorar los precios ofrecidos a sus clientes, en línea con las ofertas de los operadores de red.

Además, un número significativo de OMV ya ha incorporado la tecnología 4G y está previsto que otros la empiecen a prestar durante 2006. Lo que no tiene en cuenta el análisis de la CNMC es que con la integración de MásMóvil y Pepephone la cuota de mercado de los OMV se reducirá más.

La CNMC recuerda ante su nueva proposición que en Europa sólamente Chipre y Noruega cuentan con una regulación ex ante para estos mercados, pero a diferencia de España, donde en 2006 se declaró que Telefónica, Vodafone y Orange contaban con una posición de dominancia conjunta, en estos países la declaración de un operador con poder significativo de mercado se lleva a cabo a título individual.

Ahora, los interesados disponen de un mes para presentar sus alegaciones a la consulta pública. Tras analizar los comentarios, la CNMC aprobará un proyecto de medida que se remitirá a la Comisión Europea, así como al Ministerio de Industria, Energía y Turismo y al Ministerio de Economía y Competencia.