Aeropuertos

Aena alerta del impacto negativo del cierre de una pista en Barajas

Varios aviones en las pistas de la T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.
Varios aviones en las pistas de la T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. EFE

Aena advierte de que reducir el tráfico en una de las pistas del Adolfo Suárez-Madrid Barajas para eliminar el ruido en una urbanización cercana supondría “una pérdida muy importante” de su capacidad operativa” y tendría un negativo impacto económico sobre empresas, la Comunidad y el conjunto de España.

El ente público Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea analiza en un informe las consecuencias que tendría cerrar o reducir un 30% los vuelos den la pista 18R/36L de Barajas, que cuando opera con configuración sur afecta a los vecinos de la urbanización Santo Domingo de Algete por el ruido de los aviones al sobrevolar las viviendas para aterrizar.

Tras la denuncia interpuesta por los vecinos -inicialmente 345, y desde 2006 sólo 5-, el Tribunal Supremo reconoció que se vulnera el derecho a la intimidad domiciliaria por el ruido, pero Aena subraya que la sentencia no ordena el cese de los sobrevuelos, sino que se tomen medidas para reducir el ruido.

Esta denuncia supuso que ayer un juzgado madrileño citara a declarar como investigados al presidente y consejero delegado de Aena, José Manuel Vargas Gómez y al anterior presidente de Aena, Juan Ignacio Lema Devesa, el próximo 4 de julio por presuntos delitos de desobediencia y contra el medio ambiente.

Así consta en una providencia, en la que la juez María del Sagrado fija las comparecencias en el marco de la querella que investiga diversos desacatos judiciales en relación a los sobrevuelos de aviones en esta urbanización madrileña, situada a 16 kilómetros del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Vecinos de la urbanización de Ciudad Santo Domingo, en Algete, interpusieron una querella criminal contra el actual presidente de Aena, José Manuel Vargas Gómez, al entender que incumple los pronunciamientos judiciales en firme para cesar el ruido por tráfico aéreo que sufre la zona

Según el informe de Aena, “el cierre de la pista 18R/36L, medida que solicitan los vecinos Santo Domingo, o la reducción del 30% de sobrevuelos sobre la urbanización, supondrían una reducción muy importante de la capacidad operativa” del Aeropuerto.

Y, de hecho, recuerda que entre el 17 de abril y el 16 de mayo la pista estuvo inoperativa por obras, y en ese periodo el índice de puntualidad cayó un 15,5 % (hasta un 71 %, frente al 87 % de media desde enero a marzo); la puntualidad en hora punta cayó hasta un 33,5 %; las operaciones afectadas por demoras -tanto llegadas como salidas- fue de 5.657 (cinco veces más de lo habitual); y el 4 de mayo seis vuelos de llegada fueron desviados por congestión.

De acuerdo con el informe, además de la pérdida de capacidad operativa, el cierre o reducción del tráfico de esta pista afectaría “también de forma muy importante a la economía de la región y del país, así como al empleo”.

“No sólo afectaría negativamente al desarrollo del Aeropuerto y su actividad, sino también al desarrollo de las empresas y compañías aéreas que trabajan en él y al desarrollo de la industria y el turismo de la Comunidad y del resto de España”, añade, y apunta que podrían repercutir en sectores tan diversos como la hostelería, la restauración o el comercio.

Las estimaciones de Aena son que la disminución acumulada de pasajeros hasta 2030 sería de 70 millones, “y la pérdida de puestos de trabajo que no se habrían podido crear hasta ese mismo año rondaría 14.000 empleos en la región y 42.000 en toda España”.

“La repercusión podría incluso afectar también a la imagen internacional de la Marca España”, avisa.