¿Pueden las empresas permitirse seguir con las recompras?