Ciencia: materia a examen

  • Elecciones
    1
  • Elecciones
    2Una inversión en caída 

    El pasado 13 de marzo se celebró el primer y único debate de la campaña con los cuatro líderes de los principales partidos políticos. El encuentro se alargó durante casi dos horas y media, pero los candidatos no se refirieron en ningún momento a la ciencia y la investigación.

    Los datos dan muestra de la necesaria apuesta del futuro Gobierno por la ciencia y la investigación. Según figura en las estadísticas del INE, en 2014, el último año recogido, se destinaron 12.820 millones, sumando las administraciones públicas, las universidades, las empresas y las instituciones privadas sin ánimo de lucro. Fue el nivel más bajo desde 2006.

    España destinó en 2014 el 1,22% del PIB a este campo, lo que le sitúa en una de las posiciones más bajas entre los países de la OCDE. La media es del 2,37%.

  • Elecciones
    320.000 investigadores menos 

    Por otro lado, el país ha vivido en unos últimos años una caída continuada de investigadores. En 2014 había 200.233, según datos del INE, 3.000 menos que un año antes y 20.000 menos que en 2009, el año en el que más hubo.

    Por ello, todos los partidos coinciden en elevar el gasto en I+D y en ciencia por encima del 2%. Sin embargo, los expertos señalan que la necesidad no es solo cuantitativa sino también cualitativa. La Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), que engloba a 75 organismos, ha criticado reciente que esta materia tiene “escasa presencia y relevancia en el debate político” y ha señalado que hay “una insuficiente importancia de asesores científicos y tecnológicos” en la toma de decisiones.

  • Elecciones
    4Ministerio de Ciencia 

    Para reforzar la ciencia como política de Estado, Cosce planteó una serie de medidas generales como recuperar el Ministerio de Ciencia, crear una oficina independiente en la presidencia de Gobierno de asesoramiento, crear un organismo consensuado para garantizar la adecuada gestión de los mecanismos disponibles, y, por último, dedicar al menos, un pleno anual en el Congreso.

    Cosce añadió una lista con 13 medidas concretas que deberían abordar el Gobierno y el Congreso. Entre estas propuestas, la organización de investigadores solicita que la política de I+D sea una prioridad “estable, comprometida y transformadora”. A ello se unen otras medidas como la planificación a largo plazo de la inversión, creación de un itinerario pactado, así como modelos para captar y retiene el talento.

  • Elecciones
    5Economía del conocimiento 

    Los partidos toman caminos más o menos diferentes a los señalados por Cosce, aunque prácticamente todos coinciden en señalar la política de I+D para cambiar el modelo productivo. En el caso del Partido Popular, primera fuerza el 20D, argumenta que sin estas políticas “no es posible avanzar hacia una economía del conocimiento”.

    Para ello, la formación de Mariano Rajoy promete impulsar la colaboración entre el sector público y el privado, así como disminuir las trabas administrativas para los proyectos de investigación.

    Por su lado, el PSOE, segunda fuerza con más votos el 20D , plantea en su programa la inversión en I+D como una manera de atraer mano de obra cualificada. Los socialistas hacen suya también una de las propuestas planteadas por Cosce, la creación en Presidencia de una oficina de ciencia e investigación. Plantea también un Plan Especial para la incorporación, recuperación y consolidación del talento científico.

  • Elecciones
    6Recuperar el talento perdido 

    Unidos Podemos, la coalición de Podemos e IU, apuesta por elevar el gasto en I+D hasta acercarlo a la media europea. Para ello, plantea un plan estatal que incluya el compromiso de las empresas para la creación de empleos de alto valor añadido.

    La formación liderada por Pablo Iglesias argumenta la necesidad de reincorporar en España al talento que ha salido al exterior.

    Por último, Ciudadanos plantea entre otras medidas la creación de una red de centros de excelencia en investigación y un impulso para la financiación privada de proyectos de I+D.

    Para esto último, la formación de Albert Rivera propone ventajas fiscales para estas inversiones, así como desarrollar la Ley de Mecenazgo para dirigir la filantropía hacia la I+D.