Mercado inmobiliario

Coca-Cola estrena sede comercial en Madrid

La embotelladora Coca-Cola European Partners traslada sus equipos comerciales al parque empresarial de San Fernando de Henares

Recreación de las oficinas de Coca-Cola European Partners en San Fernando de Henares (Madrid).
Recreación de las oficinas de Coca-Cola European Partners en San Fernando de Henares (Madrid).

La embotelladora Coca-Cola European Partners (CCEP) trasladará durante este verano su sede comercial de la zona centro. Actualmente está ubicada en el polígono industrial de Las Mercedes de Madrid y desde julio, los empleados se mudarán a pocos minutos hacia la periferia, al parque empresarial de San Fernando de Henares (Madrid), también en el eje de la autovía A-2.

La cotizada ha buscado un lugar más moderno para 250 empleados que forman sus equipos comerciales y de soporte de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Las nuevas instalaciones se ubican en un parque empresarial con zonas verdes, áreas de descanso y que cuenta con servicios que van desde guarderías, agencia de viajes, gimnasio, bancos, restaurantes o lavado de vehículos a oficina de correos, entre otros. Al edificio de San Fernando se mudará la dirección comercial y el resto de equipos que dan soporte a esa área. La empresa ya ha informado a la plantilla del cambio y se espera que las obras de reforma acaben el mes que viene.

El objetivo es contar con un entorno de trabajo moderno sobre una superficie de 4.300 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas, que ocupan el llamado Edificio Grecia, anteriormente ocupado por Siemens. Coca-Cola deja así la zona más industrial de Las Mercedes para irse a un entorno de oficinas, donde se ubican otras empresas como Hoffman, Indra, Avanza, Yves Rocher o Mitsubishi.

La embotelladora mantendrá de todas formas su sede social de Madrid en la Torre de Cristal, donde actualmente ocupa dos plantas. Además, parte de la plantilla de la embotelladora comparte espacio con la marca Coca-Cola en un edificio en la calle Ribera del Loira, en el entorno del Campo de las Naciones.

La compañía CCEP surgió el pasado año con la fusión de las tres grandes embotelladoras europeas, entre las que se encontraba la española, está presidida Sol Daurella, y desde el mes pasado cotiza en Madrid, Ámsterdam y Nueva York.

El interior de las oficinas se ha diseñado para crear un entorno laboral moderno, que siguen el concepto de espacios abiertos, sin despachos, “para facilitar la comunicación y el trabajo en equipo”, explican desde la firma, e incorpora áreas polivalentes. El edificio incluye un almacén, una sala de formación, vestuarios y clínica médica.

  • También traslado en Barcelona

Esta mudanza se suma también al reciente traslado de los departamentos de atención al cliente y de backoffice en Barcelona, que afectó a 170 empleados, que han estrenado nuevos cuarteles en Esplugas, también bajo el mismo diseño de espacios abiertos.

Para la búsqueda del edificio en Madrid y Barcelona, y para la reforma, CCEP ha contado con el asesoramiento de Aguirre Newman. Desde esta consultora inmobiliaria se explica que han apostado por integrar en las oficinas una imagen vanguardista de la marca de refrescos, para que el visitante se identifique desde el principio con los valores que intenta transmitir Coca-Cola, dejando atrás el aspecto más industrial de su actual sede.

Además, se ha intentado dar un paso más allá en la forma de trabajar, unificando espacios y otorgando más flexibilidad a los empleados. Por ejemplo, los diferentes departamentos están separados por pequeñas zonas de reunión abiertas, sin necesidad de crear muros para separarlos. Parte de la plantilla tendrá mesas fijas, pero también se dejan otras áreas de trabajo para comerciales y delegaciones territoriales.

Respecto a la zona de restauración, la empresa ha buscado que sea más que una simple cantina con un horario delimitado y se convertirá ahora en un espacio informal de trabajo a lo largo de toda la jornada.