Empresas Vintage

La ropa de trabajo que se convirtió en icono universal

Wrangler nació en 1947 por el sueño de su fundador en crear una gran empresa textil

Fue el uniforme de rebeldía a comienzos de los años 60

La ropa de trabajo que se convirtió en icono universal

Es una leyenda en ropa denim. La historia comienza a principios del siglo XX con la empresa fabricante de ropa de trabajo Hudson Overall Company. Fundada en Greensboro, Carolina del Norte en 1904, adquirió el nombre de Blue Bell en 1917 y se convirtió en la marca Wrangler en los años cuarenta. Esta historia comienza con un joven hombre de Tennessee conocido como C. C. Hudson, que soñó con construir algo grande en el mundo del textil.

El primer paso lo consiguió cuando un grupo de trabajadores ferroviarios quedaron tan impresionados con sus ropas de trabajo, que regalaron a Hudson una campana. Ocupó un lugar de honor en la fábrica, y pronto al igual que las caras de los trabajadores se empezó a cubrir de polvo de mezclilla azul. Así que cuando la empresa construyó su primera fábrica en la esquina de South Elm Street, cambió su nombre a Blue Bell Overall Company.

En 1936, introdujo un tejido muy novedoso que mejoraba el encogimiento de las prendas al lavarse. Ocurría que las ropas de denim y de trabajo encogían al menos dos tallas en el primer lavado. Con esta nueva innovación, crecieron en ventas. Gracias a ello, Blue Bell decidió en 1943 adquirir una empresa llamada Casey Jones Work, propietaria de una pequeña marca llamada Wrangler.

Cronología

La ropa de trabajo que se convirtió en icono universal

1900. A comienzos del siglo XX, un joven hombre de Tennessee, C.C. Hudson, dueño de una fábrica de ropa de trabalo, soñó que podría construir algo grande en el mundo del textil. En 1936, Blue Bell introdujo un tejido que evitaba que prendas encogieran dos tallas al lavarse.

1943. La empresa compra una pequeña empresa, Casey Jones Work, que tenia una marca llamada Wrangler. En 1947 decidieron utilizar el nombre de la marca adquirida para una nueva línea especialmente diseñada para el mercado del rodeo y el western.

1949. La marca es la número uno de la escena western. Y en 1974, los jeans Wrangler se convirtieron en los jeans oficiales de este espectáculo.

Años 50 y 60. Se convirtieron en símbolo de la joven contracultura. Inspirados por estrellas de cine como Marlon Brando y James Dean, los adolescentes empezaron a vestir vaqueros. Era el uniforme de la rebeldía y de la libertad.

Siglo XXI. La marca utiliza la tecnología para adaptarse a las nuevas necesidades: mantener el calor en invierno o el frescor en verano,

Cuatro años más tarde decidieron utilizar el nombre de la firma adquirida para una nueva línea de ropa diseñada especialmente para el mercado del rodeo y el western, contratando a un diseñador especializado en este campo llamado Rodeo Ben.

La marca fue adoptada por estrellas de este espectáculo, como Jim Shoulders, Bill Linderman y Freckles Brown. Desde ese momento Wrangler se convirtió en la marca que vestían jinetes de caballos y de toros salvajes; estrellas de música country y pilotos de carreras. En 1949 era la marca número uno de la escena western. Y en 1974, los jeans Wrangler se convirtieron en los jeans oficiales de Pro Rodeo Cowboys Association.

También los famosos se convirtieron en embajadores de la marca durante aquella época, como Steve McQueen con la famosa camisa Western de Wrangler, popularizada por el actor, después de lucirla en varias de sus películas. Otros actores optaron por el look Cowboy y los jeans Wrangler, como es el caso de Paul Newman, Montgomery Cliff...

Los años cincuenta y los comienzos de los sesenta fueron decisivos, los tejanos ya no eran sólo para cowboys. Se convirtieron en símbolo de la joven contracultura, con símbolos como de referencia como Marlon Brando o James Dean. Fue el momento en el que los adolescentes empezaron a vestir vaqueros: era el uniforme de la rebeldía. El hecho de que algunas tiendas, restaurantes y hoteles no admitiesen a gente en pantalón vaquero no hizo otra cosas que incrementar su poder. Esta corriente también llegó a Europa, y en 1962 Wrangler abrió una fábrica en Bélgica. En los países de la antigua Unión Soviética, este tipo de prendas eran difíciles de conseguir, apenas de contrabando en las ciudades portuarias y en el mercado negro.

En 1966, la revista Newsweek Magazine, publicó una portada titulada The Teenagers, en la que aparecía una joven mostrando unos jeans Wrangler. La marca se convirtió en un sinónimo de libertad. Mientras tanto, estrellas globales como Mick Jagger, Bob Marley, Debbie Harry, Jackie Stewart, John Lenon y Steve McQueen lucían sus modelos, lo que llevó a la marca a conseguir un estatus icónico. Wrangler no ha olvidado sus raíces y se ha convertido en una marca de culto entre los jóvenes de todo el mundo.

Hoy en día, el denim es un tejido de uso universal. Si históricamente las características de la ropa de Wrangler respondían a exigencias propias de la ropa de trabajo o la supervivencia en los rodeos, hoy las nuevas necesidades están relacionadas con la vida en la ciudad. Los cowboys actuales van en motocicletas y hablan por el móvil.

Los siete iconos de una prenda

Siete son los elementos que distiguen a un pantalón Wrangler. El bolsillo relojero, que mantiene a salvo las monedas. El invento es obra del sastre Ben Lichtenstein. Las costuras protectoras para cabalgar más cómodamente también fueron una innovación. Otro icono son las siete trabillas que mantienen el pantalón ajustado en la cintura.
El parche trasero es símbolo único de calidad desde 1947. El quinto elemento son los remaches planos para reforzar los vaqueros en los puntos clave de tensión.

El logo de Wrangler también marca la diferencia: las letras se hacen con una cuerda , como símbolo de la acción que inspira la marca. Por último, la costura W:la seña de identidad, bordada en cada bolsillo trasero, iniciales que responden a las palabras western wear.