Industria

Acerinox para una inversión en Malasia por el 'dumping' chino

Interior de una fábrica de Acerinox.
Interior de una fábrica de Acerinox.

La compañía acerera española Acerinox ha vivido un ejercicio 2015 y un comienzo de 2016 marcado por la presión de la sobreproducción de acero en el mundo provocada por China. Sin embargo, Rafael Miranda, presidente de la compañía, mostró ayer su confianza en que se mantenga la “buena tendencia” de los últimos meses de cara a final de año y que esto se está traduciendo.

El grupo lleva a la junta de accionistas que se celebra mañana un nuevo plan estratégico que incluye el aplazamiento, sine die, de la inversión de unos 600 millones pendiente en Bahru Stainless, en Malasia. El grupo, junto con sus socios en el país asiático, lleva invertido cerca de 680 millones.

Miranda remarcó sin embargo que siguen apostando por dicho centro en el que ya producen, aunque aseguró que se ha aplazado la instalación de la tercera y la cuarta fase hasta que se estabilice el mercado mundial del acero y la oferta china.

La compañía planea centrarse en los mercados más desarrollados como son EE UU, donde cuenta con su filial NAS, y Europa. Por ello, anunciaron en los últimos meses una inversión de 140 millones en Cádiz y 116 millones en su planta estadounidense. “En los últimos cinco años hemos invertido unos 550 millones”, aseguró miranda. Para 2016 se prevé una inversión de unos 140 millones.

Bernardo Velázquez, consejero delegado de la compañía que tras la junta asumirá nuevas funciones tras la jubilación del director general Antonio Fernández, señaló que el acero inoxidable, frente al basado en carbono, ha “sufrido menos”. Pese a ello, reconoció que su desarrollo está ligado a la evolución del níquel. “Supone entre el 50 y el 60% de nuestros costes y paradójicamente está demostrado que si sube su precio se dinamiza el mercado”, señaló.

En cuanto a la presión china por la sobreproducción, Miranda señaló que previsiblemente en octubre, con la presentación del nuevo plan quinquenal del gigante asiático se anunciará una reducción de la producción. “Está claro que la economía es cada vez más global y que para participar hay que aceptar unas reglas y China lo está asumiendo”, remarcó.

  • Mantener la estabilidad financiera

Los directivos señalaron ayer que la empresa mantendrá una política de inversiones adecuadas al nivel de deuda estable. El presidente remarcó que recientemente ha firmado con 12 entidades bancarias la refinanciación de 717 millones de deuda con el objetivo de abaratar los costes financieros y prolongar los plazos de pago hasta 2021.

Acerinox celebra mañana su junta en la que se votará un dividendo de 0,45 euros por acción, el nombramiento de PWC como nuevo auditor para los próximos tres ejercicios y algunos cambios en el Consejo de Administración, como el nombramiento de la directiva de Telefónica Laura Abasolo como nueva independiente.