Tecnología

El servicio de pago móvil Samsung Pay se estrena en España

Los clientes de CaixaBank e ImaginBank serán los primeros en poder usarlo. Pronto estará disponible para los de Abanca y Banco Sabadell.

El Corte Inglés es el primer emisor de tarjetas privadas permitirá a sus clientes pagar con la solución.

Celestino García, vicepresidente corporativo de Samsung España.
Celestino García, vicepresidente corporativo de Samsung España.

Samsung Pay aterriza hoy en España. Es el primer país de Europa donde se lanza el servicio de pago por móvil de la compañía surcoreana, que ya estrenó su aplicación en Corea del Sur, EE UU y China en 2015. Con esta decisión, el mayor fabricante de móviles del mundo se adelanta a su más directo rival, Apple, que planea también lanzar su servicio Apple Pay en España a lo largo de este año. Y a Google, quien de momento no ha dado fecha para traer su Android Pay al mercado español.

La apuesta agresiva de la surcoreana arranca con numerosos aliados, entre los que destacan CaixaBank y ImaginBank, cuyos clientes serán los primeros en poder utilizar la solución de Samsung, y El Corte Inglés, que se convierte en el primer emisor de tarjetas privadas de España que ofrecerá a sus clientes la posibilidad de integrar y pagar a través de Samsung Pay. También pronto estará disponible para los clientes de Abanca y Banco Sabadell, según ha explicado la compañía en rueda de prensa.

Celestino García, vicepresidente corporativo de Samsung España, señaló que la solución funciona en cualquier establecimiento donde se pueda pagar con tarjeta de crédito o débito contactless. Y remarcó que el sistema de pago viene avalado por un extenso ecosistema de alianzas a nivel internacional, pues soporta tarjetas de más de 200 grandes bancos internacionales y regionales. Samsung Pay es compatible con las cuatro grandes redes de pago (Amarican Express, Visa, MasterCard y China UnionPay), así como con la plataforma de pagos de terceros líder en China, Alipay.

Samsung ha dejado claro que su objetivo es que Samsung Pay se extienda rápidamente y se haga muy popular. Con un objetivo claro también, impulsar las ventas de sus smartphones ahora que el mercado de los móviles empieza a flaquear. Samsung, que tiene el 40% de la base instalada de smartphones en España, dijo que buscará que Samsung Pay no solo sirva para pagar en tiendas físicas, sino para convertir el móvil en una cartera virtual donde el usuario lleve también tarjetas privadas, cupones, ofertas, sistemas de fidelización de comercios. Para ello, la compañía destacó que está colaborando con destacadas compañías del sector retail, restauración, alimentación, estaciones de servicio y parkings para “crear una propuesta de valor para sus clientes”. Entre ellas están Cepsa, Cervecería La Sureña, Domino’s Pizza, Fridays, Ginos, Grupo Dia, MediaMarkt, Mercadona, Phone House, Repsol, Rodilla, Saba, Starbucks, The Good Burger, Vips, The Wok, VipSmart y 100 Montaditos, además de El Corte Inglés, ya citado. “Y se añadirán más próximamente”, añadió García.

El gigante asiático también desveló que Samsung Pay estará disponible en instituciones culturales como el Museo Nacional del Prado, y que colaborarán con la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Madrid para promover el nuevo servicio entre pymes y el pequeño comercio.

“Samsung Pay supone la primera apuesta seria por posicionar los teléfonos como carteras digitales que supriman las carteras físicas y por apostar por la ubicuidad del móvil como elemento facilitador de la compra ya no solo en entornos online sino en tiendas físicas”, señala a CincoDías Fernando Aparicio, director de la unidad de servicios digitales de Amvos. “Ahora falta saber si aporta las suficientes ventajas para el usuario, habitualmente reacio a cambios que no le aporten un valor indiscutible”.

  • Aplicación gratuita

La compañía explicó que su aplicación de pago móvil es gratuita y que no supondrá ningún coste ni para el usuario ni para los establecimientos. Samsung no cobrará comisiones por uso (a diferencia de lo que hacen Apple o las plataformas impulsadas por las operadoras de telefonía móvil, que sí cobran comisiones por el servicio). En este sentido, la firma defendió que no quiere quitar negocio a los bancos. “Precisamente por ello hemos recibido tan buena aceptación por parte de estas entidades. Y ha sido el interés de los bancos españoles, que están empujando en la digitalización de la banca de un modo ejemplar, una de las razones de traer primero el servicio a España. Algo a lo que también ha contribuido el hecho de este país tenga una altísima penetración de smartphones (88%) y que se celebre aquí el Mobile World Congress. Todo ello ha sido decisivo para convencer a nuestra matriz”, añadieron los responsables de la empresa.

La solución Samsung Pay podrá ser utilizado por todos aquellos usuarios que dispongan de un móvil avanzado de la marca asiática que sea compatible con la aplicación de pago (actualmente, sus gamas Galaxy 6 y 7 y el A5 2016).

Samsung también destacó el esfuerzo que ha hecho la compañía para que Samsung Pay sea muy sencillo y seguro de utilizar. “Algo esencial si queremos que se utilice de manera habitual como forma de pago”, dijeron. La firma aclaró que para usar su servicio de pago móvil, el usuario deberá asociar a la aplicación una o varias tarjetas de crédito. “El usuario podrá añadir a la aplicación hasta diez tarjetas, sin que el banco le cobre nada por ello”. Para realizar un pago, los usuarios solo deberán deslizar el dedo hacia arriba del smartphone, escanear su huella dactilar y pagar.

Respecto al tema de seguridad, la compañía precisó que Samsung Pay utiliza hasta tres niveles de seguridad: identificación con la huella dactilar, tokenización que encripta las credenciales de la tarjeta y la plataforma de seguridad móvil de la compañía, Samsung Knox. La compañía quiso subrayar que el smartphone no guarda ninguna información sobre la tarjeta ni la cuenta del usuario. “El número de tarjeta se sustituye por un código cifrado, que es descifrado por el banco para autorizar la transacción”.

García, que mostró su entusiasmo por el lanzamiento del servicio en España, volvió a asegurar que el mercado español es de “gran relevancia” para Samsung. Y destacó que un reciente estudio local de la compañía realizado por Ipsos muestra que seis de cada diez españoles están interesados en incorporar Samsung Pay. Este informe, revela también que el 64% de los consumidores aseguran que utilizan sus tarjetas de crédito o débito en todas o en la mayoría de sus compras. Un porcentaje que se incrementa hasta el 71% entre las personas de entre 35 y 44 años.

En busca de nuevos modelos de negocio

Aparicio cuenta que tras la estrategia de Samsung, Apple y Google con sus respectivos sistemas de pago móvil hay “una búsqueda de nuevos modelos de negocio. En el caso de Google es evidente que la compañía trata de buscar alternativas tras el impacto de los bloqueadores de publicidad en el modelo publicitario, su principal vía de ingresos”. Este experto destaca, no obstante, alguna diferencia de la propuesta de Samsung frente a sus rivales. “Samsung pretende desarrollar un ecosistema en el que usuarios, bancos y merchants utilicen su hardware como facilitador de todo el proceso, con un modelo de negocio basado en planes de fidelización que los comercios puedan lanzar a sus usuarios, más que una comisión cobrada a los bancos. Este es el modelo de Apple Pay, que lo va a tener más difícil en Europa con las actuales tasas de descuento, con mucho menos margen de maniobra que en EE UU”.

También Android Pay y Apple Pay usan el sistema NFC para comunicar móvil y terminal, al igual que Samsung Pay, pero éste también usa un sistema llamado MST (Magnetic Secure Transmission) que le permite ser aceptado en casi cualquier terminal que acepte pagos con tarjeta de banda magnética, “lo que le puede dar un mayor alcance en muchos países”, destaca Aparicio.