Diecisiete años de obra y 11.100 millones de inversión

Una vez que entre en funcionamiento pleno, con recorridos regulares a partir del próximo 11 de diciembre, el nuevo pasaje ferroviario permitirá la circulación diaria de 325 trenes, de los que unos 260 podrán ser de carga y 65 de pasajeros.

De aquí a entonces, se realizarán miles de recorridos para probar el rodaje y se permitirá el paso de trenes de carga.

Cada año circulan por la zona del San Gotardo, a través del túnel vial y del antiguo túnel ferroviario, 28 millones de toneladas de mercancías.

El objetivo ahora es que Suiza y la UE acuerden incentivos para favorecer el transporte ferroviario frente al de los camiones, que resultan más caros, requieren más tiempo y son una fuente importante de emisiones contaminantes.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, también encomió los esfuerzos de Suiza en la construcción de esta infraestructura, que se conectará en el futuro con la red ferroviaria de su país, que está en plena expansión y mejora.

Por su parte, el canciller austríaco, Christian Kern, también destacó la utilidad del nuevo túnel para toda Europa y la utilización que se le dará “por muchas generaciones”.

Asimismo felicitó a Suiza por su decisión de invertir con esta infraestructura “en la calidad de vida” de su población y en la preservación del medio ambiente.

El presidente suizo, Johann Schneider-Amman, precisó que Suiza invirtió 11.100 millones de euros en los diecisiete años que demandó la construcción del túnel, los que procedieron exclusivamente de su presupuesto público.