Círculo de Economía

Rajoy: sólo la “fórmula” del PP garantiza el “sueño” de progreso

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que sólo perseverar en el modelo y la “fórmula” que ha puesto en marcha en los últimos años garantiza el “sueño” de España de formar parte del núcleo de países más avanzados de Europa y abrir un futuro de progreso y prosperidad.

Rajoy ha lanzado este mensaje en su intervención en la clausura de las jornadas que el Círculo de Economía ha organizado en la localidad barcelonesa de Sitges y en las que han intervenido también desde el jueves los líderes del PSOE, Podemos y Ciudadanos.

El jefe del Ejecutivo ha explicado que todo lo conseguido por España en los últimos años puede cambiar si se abandonan las directrices que han permitido sentar las bases de un modelo económico equilibrado y sólido y se cae en el “error monumental” de dar marcha atrás en las reformas.

“Si se revierten estas directrices, ocurrirá lo de siempre”, ha advertido Rajoy, quien ha subrayado que ante las elecciones del 26 de junio, los españoles tienen que escoger entre dos modelos de política económica.

Uno de ellos es el que representa el PP para crecer de forma vigorosa gracias a la mejora de la posición competitiva de España, y otro es “la de aquellos que consideran que España crecería mejor gastando más y endeudándose cuanto fuera necesario”.

“El primero de estos modelos está dando resultados y el segundo ya ha demostrado su fracaso en varias ocasiones en nuestra reciente historia económica y, especialmente, en la crisis que ya estamos dejando atrás”, ha recalcado.

En la presentación de Rajoy, el presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha bromeado con el hecho de que la de hoy es la decimosegunda ocasión que el presidente participa en estas jornadas, al señalar que ya se le podría dar por ello una especie de “balón de oro”.

Rajoy ha retomado esas palabras para explicar que en un repaso de todas sus intervenciones ante este foro ha podido constatar que ha acertado en todo lo que ha ido pronosticando respecto de la economía española, incluso cuando, según ha recordado, se le tachaba de “agorero, antipatriota y profeta de la catástrofe”.

Ese repaso le ha reafirmado en la idea de que “no hay buen viento para quien no sabe a dónde va”.

Ha repasado la situación que vivía España en 2011 y las reformas que ha puesto en marcha desde que llegó al Gobierno “sin dejar de atender los ejes fundamentales del sistema de protección social”.

Al hilo de ello, ha recalcado que sólo una buena política económica capaz de generar recursos suficientes es la que permite pagar las pensiones, los subsidios de desempleo, las rentas de inserción, las becas, al atención sanitaria y una enseñanza pública de calidad.

Para Rajoy, “sin caer en la autocomplacencia”, el Gobierno ha sabido “dar con la fórmula necesaria para mejorar la economía: apertura, reformas y ambición”.

Y esa fórmula cree que, “si se sigue aplicando con la misma fe que estos años, llevará en un futuro no muy lejano a la salida definitiva de la crisis iniciada en 2007 y recuperar los veinte millones de empleos”.

Una vez alcanzado ese objetivo, ha resaltado que “hay que volver a nuestra gran esperanza, situarnos en el grupo de cabeza de los países más avanzados de Europa”, ya que está seguro de que España puede aspirar a jugar “en una categoría superior”.

En su repaso de la situación económica, ha destacado que el crecimiento de España es superior a los otros grandes países de la UE, que la inflación es inferior a la media de la eurozona y que se crea empleo a ritmo muy intenso.

Y si se conservan las mismas directrices económicas ha mostrado su convencimiento de que España crecerá los próximos años en torno al 2,5 por ciento anual (más aún en “condiciones propicias“), a finales de este año se habrán recuperado ya los niveles de renta previos a la crisis y se creará medio millón de puestos de trabajo anuales.