Operación corporativa
Sede de Ahorro Corporación.
Sede de Ahorro Corporación.

Los bancos que controlan Ahorro Corporación ultiman su venta

El consejo valora tres ofertas industriales y financieras

La firma que daba servicio a las cajas de ahorros cuando estas existían, Ahorro Corporación, busca una salida que permita su supervivencia. El consejo de administración se reunió el miércoles para abrir el definitivo proceso de venta de la compañía, después de que se le hayan planteado al menos tres ofertas. KPMG será el encargado de tutelar la puja.

Entre los oferentes hay extranjeros, con capital riesgo (private equity) de por medio, un fondo especializado en tecnología y una entidad española del sector financiero. Esta vez, la venta, a diferencia de lo que ocurrió en 2014, cuando se encargó la búsqueda de un socio estratégico a la mencionada consultora, se llevará a cabo sí o sí, debido a que el interés de sus accionistas es máximo.

Ahorro Corporación está participada por Cecabank, con un 14,4%, y Kutxabank (11%) como máximos accionistas. También por BMN, Bankia (que está obligada por Bruselas a vender su participación), CaixaBank, Liberbank, Ibercaja y EspañaDuero (propiedad de Unicaja). Todas estas últimas entidades controlan participaciones superiores al 5% y su interés de estar en un grupo que ofrece servicios que se duplican con los suyos es nula. Incluso está presente BBVA, a través de la participación que tenían Unnim y Catalunya Banc. El único interés del banco que preside Francisco González en Ahorro Corporación es salir de ahí.

El antiguo brazo financiero de las cajas de ahorros se desprendió de su gestora en 2014 tras vendérsela a Abanca por un precio simbólico. En octubre fue renombrada como Imantia Capital.

Plantilla

El número de empleados de Ahorro Corporación a finales de 2012 superaba los 400, y ahora su fuerza laboral ha quedado reducida a 150 personas.

l La salida de personal se ha debido a la venta de compañías que consolidaba, pero también a recortes de plantilla explícitos.

l El año pasado, Ahorro Corporación ejecutó una reducción de empleo por 99 personas, a las que se abonó una indemnización de 9,3 millones de euros.

En sus buenos tiempos, allá por 2007, la gestora de Ahorro Corporación era la cuarta con un patrimonio de más de 13.000 millones; ahora el dinero que maneja Imantia está en los 2.800 millones.

El proceso de consolidación bancaria fue erosionando las sinergías que el grupo mantenía con sus accionistas, que, al mismo tiempo, eran sus principales clientes.

Ahorro Corporación llegó a ser un gigante con tentáculos en Analistas Financieros Internacionales (Afi), en empresas cotizadas, como Deoleo, en el ladrillo (Españoleto Inmuebles), en gestoras de titulización (Ahorro y Titulización) y con importantes inversiones en capital riesgo.

La última gran desinversión fue la del edificio que todavía es su sede, en el Paseo de la Castellana 89, por 147 millones de euros, en mayo del año pasado a los March. También se embolsó el año pasado 56,2 millones netos –después de gastos y asesores– por la venta de inmuebles y otros 2,2 millones por desinversiones en compañías y negocios de gestión de activos. Estas desinversiones permitieron que el grupo cerrara el pasado ejercicio con un beneficio neto de 35,8 millones de euros, frente a las pérdidas de 6,5 millones de 2014. En todo caso, el resultado de explotación (ebit) permaneció en números rojos, con unas pérdidas de 24,4 millones de euros, frente al quebranto de 20,6 millones del año anterior.

Ahora, el negocio financiero se centra la intermediación en Bolsa y renta fija. Presta ambos servicios a través de la sociedad de valores Ahorro Corporación Financiera. Esta filial es el sustento de la compañía, con una cuota en renta variable del 1,58% a cierre del año pasado y del 26,4% en deuda. Con todo, la aportación al resultado de 2015 del área de intermediación fue negativa en más de 2,9 millones de euros.

La tecnología y el bróker, los negocios más valiosos

La joya de la corona de Ahorro Corporación está en su negocio de intermediación. La sociedad de valores, pese a que registró pérdidas el año pasado, tiene un valor en libros de unos 42 millones, según el informe anual del grupo correspondiente a 2015. El 64% de su clientela es nacional y el restante 34%, extranjera. Este segmento está complementado con el departamento de asesoramiento, que aportó en 2015, un total de 50.000 euros en comisiones. También cobra importancia una nueva área de negocio: la de plataformas. Su objetivo es “poner en valor los negocios relacionados con la prestación de servicios de intermediación a través de sistemas electrónicos”, explica el grupo.

La contribución de este segmento al margen bruto de Ahorro Corporación (por un total de 27,2 millones de euros) fue de más del 25%. De ahí el interés de inversores tecnológicos en el grupo, que convertiría a Ahorro en una compañía eminentemente tecnológica. Entre las misiones de esta área de negocio están proporcionar sistemas de acceso a mercados, distribución de fondos de inversión internacionales y plataformas para la administración de partícipes y la distribución de fondos nacionales. También ofrece soluciones web para clientes minoristas.

Pese a que el resultado de explotación fue negativo, y a pesar de que Ahorro Corporación ejecutó en 2015 un expediente de regulación de empleo por alrededor del 28% de la plantilla, la compañía explica que, aunque “parece adecuado el mantenimiento de estos niveles extraordinarios de capital y liquidez en el corto plazo” el exceso de recursos propios (de 82 millones de euros a cierre de 2015) hace compatible que se entregue un dividendo de cinco millones a sus 13 accionistas. Así se propuso, según el informe anual del grupo correspondiente al pasado ejercicio.