AVE

Renfe abre un plazo de 60 días para el pedido del AVE

AVE entrando a una estación de tren
AVE entrando a una estación de tren

 

El consejo de Administración de Renfe ha acordado la apertura de un nuevo plazo de 60 días para recibir, desde la entrega del nuevo pliego, más ofertas para la compra de hasta 30 nuevos trenes de alta velocidad por un valor de 2.642 millones de euros.

 Dicha decisión, que incluye el mantenimiento durante un máximo de 40 años, llega después de que el grupo de transporte se viera obligado a reabrir el plazo tras la determinación del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales (TARC), por la que considera discriminatorio establecer un bonus a las empresas que fabriquen los citados trenes en España.

 De esta forma, el grupo ferroviario amplía hasta agosto el cierre de las nuevas ofertas a lo que se añade la deliberación final y los plazos legales para presentar alegaciones.

Renfe también ha adecuado el pliego del concurso a la sentencia del TARC,que aceptó solo una de las alegaciones de Bombardier para que se elimine el criterio de los trenes fabricados en España.

 Este criterio, según Renfe, supone un punto de 35 en la valoración técnica final. Por tanto, cada uno de los puntos favorables se verá incrementado para que la suma sea equivalente a 35.

 Durante el plazo de presentación de ofertas, que finalizó el pasado 17 de mayo, Alstom, CAF, Talgo y Siemens fueron los principales cuatro fabricantes de material rodante candidatos para el suministro de nuevos trenes de alta velocidad.

Un quinto fabricante, Bombardier, se había mostrado interesado en el contrato, pero a finales de abril presentó una licitación al considerar que incumplía los principios de no discriminación y libre competencia.

Tras la devolución de las ofertas y la reapertura del plazo, Renfe ha invitado a las siete empresas que superaron la primera fase del proceso para que vuelvan a presentarlas. Hitachi que fue eliminada del concurso y Alstom Transport completan esta lista.

La licitación de este contrato prevé la adquisición de hasta 30 nuevos trenes de alta velocidad, con el objetivo de que la nueva flota incorpore las últimas tecnologías en material rodante.

Los nuevos trenes serán los más rápidos de la flota (320 kilómetros por hora), y los más eficientes en términos de consumo de energía. Además, deberán contar con un mínimo de 400 plazas, sistema wifi y ser 100% accesibles.