Encuentro financiero IIF

Oliu insta a la banca a colaborar con las ‘fintech’

El presidente de Banco Sabadell reclama armonizar la acumulación de datos de clientes con la defensa del consumidor

El presidente del Banco Sabadell Josep Oliu Creus, durante su intervención en la reunión de primavera del Institute of International Finance (IIF).
El presidente del Banco Sabadell Josep Oliu Creus, durante su intervención en la reunión de primavera del Institute of International Finance (IIF). EFE

"Estamos en un mundo cambiante, no sabemos a dónde vamos ni cómo de rápido", ha reconocido este martes Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell sobre la situación del sector financiero en el encuentro internacional de banqueros que el Institute of International Finance organiza hoy y mañana en Madrid.

En este campo en transformación, ha remarcado Oliu, es necesario abordar "una estrategia abierta, un planteamiento de colaboración con las fintech, los analistas de big data y las startups" del ámbito financiero que están surgiendo.

"Jugamos al mismo juego y tenemos la necesidad de colaborar ante los retos que se presentan", ha incidido, en relación a las alianzas estratégicas que deben sellarse con las empresas financieras y tecnológicas para abordar los cambios regulatorios, monetarios y de mercado.

En este sentido, el presidente de Sabadell ha celebrado el funcionamiento del laboratorio de colaboración con empresas fintech que la entidad tiene operativo en el hub de Barcelona.

Una experiencia que ayuda a compaginar la atracción del talento bancario que debe primar siempre una entidad a la vez que se amolda a los nuevos modelos de trabajo de los emprendedores tecnológicos.

Oliu ha expuesto que parte de la transformación que vive el sector financiero está sujeta al cambio demográfico y la llegada de la llamada generación millennial (la nacida entre 1980 y 2000).

Nuevo modelo de banca

Una generación que viene demandando otra experiencia de cliente menos apegada a las sucursales y más basada en los canales digitales, vía que también resulta útil para otros clientes y para la misma labor de los gestores comerciales del banco.

Así, en el sector se venía hablando, ha remarcado Oliu, de "sustituir las oficinas por iPad. Ya estamos ahí", ha asegurado, exponiendo que la mayoría de las transacciones comerciales pueden realizarse ya a través de una tableta electrónica.

"Hemos dado 3.000 iPad a nuestros gestores", ha explicado Oliu sobre la experiencia de Banco Sabadell, como nueva herramienta para llegar a los clientes y ofrecerles un servicio allá donde sea necesario.

La era de la información

Finalmente, Oliu ha señalado que hay una enorme "contradicción" entre la cantidad de información de clientes que se recopila hoy día y las normas de protección de los consumidores, que limita el uso de estos datos.

El presidente de Sabadell ha expuesto que se trata de un conflicto que actualmente debe resolverse país a país por su muy diversa legislación, por lo que ha sugerido la necesidad de modernizar y homogeneizar estas normas.

El desafío tecnológico

"Hay mucha tecnología ahí fuera pero eso no necesariamente cambia a la banca, pero sí mejora la experiencia de los clientes", ha defendido por su parte, el consejero delegado de ING, Ralph Hamers, que intervenía en la misma mesa que Oliú.

Un fenómeno, el de mejorar la experiencia de cliente, que sí obliga a mover ficha constantemente a la banca porque "no sabemos lo que está por desarrollar" aún en este campo.

Más allá, el ejecutivo de ING ha defendido que las entidades tradicionales deben aprender a modernizar y agilizar sus estructuras para competir en el nuevo mercado.

Para la banca basada en las oficinas, ha defendido el responsable de una entidad con apenas sucursales, desarrollar un nuevo producto suponía abrir una cadena transversal de procesos entre diferentes departamentos que al final suponía "18 meses de trabajo, cinco millones de coste y que llegaba ya tarde al mercado".

Por eso, ha remarcado, Hamers, su entidad está priorizando ahora la labor de grupos de trabajo más pequeños y que integren miembros de las dos culturas, tradicional y digital, a fin de poder reaccionar al mercado en un periodo de tres meses.

Abel Weber, presidente de UBS, ha subrayado, a su vez, la importancia de las criptodivisas y la transformación que puede suponer para los usos y costumbres de entidades y consumidores.