Crónica bursátil

Las alertas terroristas y la Fed devuelven las pérdidas al Ibex

En una jornada marcada por la desaparición del avión egipcio y los efectos de una posible subida de tipos en EE UU llevan al Ibex 35 a ceder un 1,14%.

Panel informativo del principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35.
Panel informativo del principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35. EFE

El jueves le tocaba el turno a Europa. Los inversores pusieron en valor la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos suba los tipos de interés el próximo mes de junio, de acuerdo a las conclusiones extraídas de la publicación de las actas del Comité de Mercado Abierto (FOMC) de la reunión de abril. Y como no podía ser de otra manera, los principales índices europeos se tiñeron de rojo. El Ibex 35, que desde comienzos de mayo se mantiene plano en la zona de los 8.650-8.700 puntos, cerró con una caída del 1,14% a pesar, eso sí, de que contó con el apoyo de la banca mediana.

La misma tendencia bajista se repitió en el resto del Viejo Continente tras la caída de un avión en el Mediterráneo que disparó las alertas terroristas.El Dax alemán, en donde el protagonismo lo acaparó Bayer, que registró una caída del 8,2% (la mayor desde marzo de 2009) tras lanzar una opa sobre Monsanto, concluyó con un descenso del1,48%. El Footsie británico, con gran exposición al sector minero, fuertemente afectado por la caída de las materias primas consecuencia de la revalorización del dólar, se dejó un 1,82%. Por su parte, el Cac francés corrigió un0,85%; el Mibitaliano, un0,95% mientras el Euro Stoxx cedió 1,26%.

IBEX 35 7.452,20 -0,75%

A pesar de que Europa también contó con las actas del BCE, estas no tuvieron tanta influencia sobre los mercados. Los miembros del Consejo de Gobierno de la institución europea reconocieron que los tipos negativos pesan sobre los bancos y aseguradoras, pero defendieron la necesidad de las actuales política monetarias para la recuperación de la inflación.Además, elBCE coincidió con la Fed en resaltar uno de los riesgos que en los próximos días dará mucho que hablar: el brexit.

De nuevo, las miradas estuvieron puestas en EE UU. De aquí al próximo 15 de junio, día en que Janet Yellen comunicará su decisión sobre el precio del dinero, cualquier dato macro que muestre una recuperación de la economía estadounidense será tomado por los inversores como un castigo por su vinculación a alza de los tipos. El primero de ellos llegó mismo con la publicación del paro semanal. Las últimas peticiones de subsidio por desempleo conocidas en EE UU muestran una reducción 16.000 solicitudes respecto a la semana anterior, hasta un total de 278.000. El departamento de Trabajo señaló que son ya 63 las semanas consecutivas por debajo del umbral de las 300.000 peticiones, lo que supone la mejor racha desde 1973. Este dato fue más que suficiente para que en Wall Street se impusiera el rojo como telón de fondo. Así, al cierre de los mercados enEuropa los tres índices de referencia de EE UU se anotaban caídas próximas al 1%.

Dejando a un lado la incertidumbre que genera la política monetaria estadounidense, todas los focos se dirigieron al siniestro de un avión de la compañía Egyptair que volaba desde París con destino El Cairo. Este suceso trajo a Europa el fantasma de los atentados terroristas, apenas dos meses después del golpe sufrido por la capital europea. Donde más repercusión tuvo este acontecimiento fue en el sector de las aerolíneas que cedió un 1,47%. No obstante, las caídas más significativa las sufrieron el sector químico (-2,83%), el del petróleo (-2,66%) y el de los recursos básicos (-2,58%).

El mercado secundario de deuda se mantuvo ajeno a toda esta incertidumbre. La rentabilidad de la deuda española a diez años pasó del 1,6% al 1,59% mientras el bund alemán repuntó levemente al 0,17%. Esto provocó que la prima de riesgo bajara un punto básico, hasta los 142.

Por su parte, la moneda única sigue perdiendo terreno frente al dólar. La revalorización de la divisa estadounidense en los últimos días lleva al euro a cambiarse a 1,12 billetes verdes frente a los 1,15 dólares, sus máximos anuales registrados a este mes. Este tirón viene a corroborar la posibilidad de que EE UU suba tipos en un horizonte cercano.