Entre enero a marzo

La banca gana 41.411 accionistas en tres meses por el desplome bursátil

Los accionistas minoristas siguen confiando en los bancos españoles para invertir parte de sus ahorros

Evolución del número de accionistas de la banca del Ibex

Los pequeños accionistas siguen confiando en los bancos españoles, o por lo menos eso indican los datos. En solo tres meses, de enero a marzo, las entidades españolas han sumado 41.411 accionistas más. Los pequeños accionistas han aprovechado el desplome de la Bolsa en enero y febrero del año para invertir en estos valores. Solo en Bankia hubo una importante fuga de titulares, 81.085. Sin la salida de estos inversores (han canjeado títulos de la OPS), los nuevos accionistas suman 122.496.

Los pequeños accionistas siguen apostando por invertir sus ahorros en los bancos, pese a la caída en picado de sus cotizaciones y de su baja rentabilidad. Una de las explicaciones de este fenómeno se encuentra en el exceso de ahorro que hay en la actualidad, el mayor de la historia. Y es que los españoles, aunque es un fenómeno casi generalizado en Europa, han decidido atrincherar sus ahorros en cuentas a la vista en espera de mejores tiempos para recibir altas remuneraciones por sus depósitos. Los bajos e incluso negativos tipos de interés han provocado que los españoles mantengan sus ahorros poco comprometidos a la espera de la caza de oportunidades. La compra nuevamente de viviendas se ha convertido en un refugio para estos ahorros, lo mismo que los fondos, coinciden los expertos. “Los clientes compran pisos ahora para ahorrar, no para especular como antes de la crisis. Es una inversión a medio plazo”, explicaba hace unos días Luis Bustinduy, director de rentas altas de Banco Popular.

Pero ante la falta de incentivos de alta remuneración la renta variable también es una vía de conseguir ingresos extras, aunque sea a medio o largo plazo, y los bancos se han convertido en los últimos tiempos en valores a bajo precio que cuentan con el aliciente de unos dividendos casi garantizados en gran parte del sector.

“Es el momento de invertir en renta variable, la Bolsa, sobre todo de apostar por la banca. Es un valor seguro y que ahora está muy barato”, explicaba también hace unos días el director de banca de clientes, Miguel Ángel de Luna, aunque advertía que para invertir en Bolsa “hay que tener paciencia. Hay que pensar en el largo plazo, e invertir solo entre el 10% y el 20% de la cartera en renta variable”.

De momento, gran parte de las entidades financieras han conseguido aumentar su base de pequeños accionistas en el primer trimestre del año por su bajo precio tras el desplome y por la garantía de obtener unos dividendos anuales por lo general iguales o ligeramente superiores al año anterior.

Santander ha sido la firma que más nuevos minoritarios ha conseguido, 109.650 desde finales de diciembre a marzo. Su precio llegó a estar en febrero a 3,27 euros por acción, el más bajo desde mediados de 2012. El viernes esta acción cerró a 5,15 euros, con una subida en la semana del 0,82%. El compromiso de la entidad de mantener el dividendo es otro de los argumentos que cuentan a favor para que el pequeño accionista decida entrar en su capital. El hecho de que el banco regale una acción por suscribir la Cuenta 1,2,3 prácticamente no ha influido, explican fuentes de la entidad. Banco Popular, cuyo valor está sufriendo una caída superior a la del resto de las entidades españolas, también ha conseguido más accionistas (sus inversores son muy fieles al valor), 2.798, con lo que suma 272.912 pequeños titulares.

Bankia es, junto a Banco Sabadell, las únicas entidades que han perdido accionistas durante el primer trimestre del año. En el caso de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri se ha dejado en el camino 81.085 accionistas, aunque en este caso tiene una clara explicación. Fue el pasado 17 de febrero cuando el banco anunció su intención de devolver a todos los accionistas minoritarios que acudieron a la OPS de Bankia su dinero a cambio de devolver las acciones que aún conservasen o justificar su compra en esa fecha y su posterior venta con minusvalías.

Esto ha provocado la salida de casi todos los pequeños inversores de Bankia que compraron títulos en la oferta pública de suscripción de acciones llevada a cabo en julio de 2011. De momento, desde el anuncio de esta iniciativa hasta finales de marzo el número de titulares que dejaron el banco fueron esos 81.085 mencionados. Pese a este abandono, los minoritarios prácticamente no tienen peso en el capital de Bankia, solo un 0,1%.

La otra entidad financiera que ha sufrido una caída en el número de accionistas ha sido Banco Sabadell. Perdió 3.714 accionistas, lo que supone solo el 1,42%de los que tiene.