Transporte colaborativo

Apple invierte 870 millones en Didi Chuxing, el 'Uber' chino

Edificio de Apple en la Quinta Avenida de Nueva York.
Edificio de Apple en la Quinta Avenida de Nueva York. EFE

Apple quiere parte del pastel del negocio del transporte urbano, inmerso en una drástica redefinición, gracias a iniciativas como Uber, Lyft, Cabify o la china Didi Chuxing, que podría dar lugar a grandes oportunidades empresariales. La compañía de la manzana anunció este viernes una inversión de 1.000 millones de dólares (870 millones de euros) en la última de esas empresas, Didi, conocida como el Uber chino, surgida de la fusión entre Didi Dache y Kuadi Dache.

Se trata de la mayor inversión recibida por la empresa china desde su creación en 2012 y el mayor desembolso de Apple en una empresa desde que adquirió Beats por 3.000 millones de dólares. El fabricante del iPhone se suma a otros accionistas tecnológicos de Didi, los gigantes asiáticos Alibaba y Tencent. “El respaldo de Apple es un enorme estímulo e inspiración para nuestra compañía”, dijó Cheng Wei, fundador y CEO de Didi. También Tim Cook, consejero delegado de Apple, aseguró sentirse “extremadamente impresionado” por el negocio construido por la firma china. “Esperamos apoyarles en su desarrollo”, añadió.

Didi, valorada en unos 25.000 millones de dólares, permite elegir al usuario entre taxis oficiales y vehículos privados (compartidos o en solitario). Hoy cuenta con unos 300 millones de usuarios en 400 ciudades chinas y realiza diariamente unos 11 millones de servicios de transporte a través de su plataforma.

Uber, valorada en 70.000 millones de dólares, es su gran rival internacional, pero se muestra incapaz de restar poder a Didi en China. En este sentido, el consejero delegado de Uber, Travis Kalanick, admitió este febrero que su empresa era rentable en EEUU, pero “perdía unos 1.000 millones de dólares anuales en China”. Algo que sí que comparten Uber y Didi en aquellos países donde operan son las denuncias de los taxistas, que acusan a ambas plataformas de competencia desleal.

El movimiento de Apple en Didi, que también le abre oportunidades empresariales ligadas a su servicio de pago electrónico Apple Pay, sigue los pasos dados por otras grandes empresas tecnológicas que también han invertido en proyectos de transporte colaborativo. Es el caso de Google, Microsoft, las citadas Alibaba y Tencent, Baidu o la japonesa Rakuten, que hace unas semanas lideró en España una ronda de financiación de más de 100 millones de euros para hacerse con un tercio de Cabify, el rival hispano de Uber, a la que valoró en unos 300 millones de euros.

La inversión de Apple en Didi permitirá a la compañía china impulsar su expansión internacional, pues según los analistas para competir en esta industria es preciso un alcance global. El movimiento de la compañía de Cupertino llega igualmente en un momento delicado para la firma en el país asiático, donde sus ventas cayeron un 26% en el primer trimestre y donde la firma se ha visto obligada por el Gobierno chino a cerrar sus servicios iTunes e iBooks, en un intento por proteger a las compañías locales. Apple también perdió hace unos días un litigio en China sobre el uso exclusivo de la marca iPhone en ese país en favor de un fabricante de bolsos local, que podrá seguir utilizando la marca en sus productos.