Mercado inmobiliario

Merlin vende 33 oficinas del BBVA en el primer trimestre

Oficina de BBVA en Madrid.
Oficina de BBVA en Madrid.

En un pequeño goteo, Merlin Properties comenzó el pasado trimestre a vender una a una oficinas del BBVA. La socimi agrupa en una importante cartera más de 880 sucursales alquiladas a la entidad financiera presidida por Francisco González. Pero su estrategia pasa ahora por desprenderse de los locales que no considera como activos clave.

En los primeros tres meses ha vendido una a una 33 oficinas, que le aportarán alrededor de 50 millones en ingresos cuando se escrituren, a un precio del 22% superior a su valoración de diciembre de 2015, según informó la compañía en una presentación de sus resultados del primer cuarto de año. Para la socimi, presidida Ismael Clemente, estos locales vendidos no eran considerados como estratégicos.

Estas sucursales comercializadas disponen de un contrato de alquiler de larga duración con el banco, según la presentación, y el 90% de ellas están ubicadas fuera de Madrid y Barcelona. Desde la socimi se explica que este movimiento le permite diversificar su cartera, desapalancerse y disponer de nuevos recursos para adquisiciones.

Esta operación se enmarca también como un escudo “frente al cierre de oficinas” de BBVA en el futuro, según la presentación. De hecho, todo el sector bancario se enfrenta a una reconversión con clausura de sucursales debido al empuje de la banca por internet. El propio consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, advirtió el mes pasado que a largo plazo la entidad podrá funcionar con 1.000 oficinas únicamente, frente a las 3.500 actuales.

Dobla ingresos y ganancias

En los resultados de Merlin del primer trimestre ya se refleja también la mejora tras la adquisición del pasado año de Testa, la antigua filial patrimonialista de Sacyr.

La socimi obtuvo un beneficio neto de 45,23 millones, lo que supone más que duplicar (sube un 130%) el de un año antes. También disparó sus ingresos por rentas de alquiler, hasta 76,8 millones (138%), y su ebitda, hasta 66,9 millones (125%).

En este periodo, la socimi siguió creciendo, con la compra de activos en España y Portugal, que supuso una inversión de alrededor de 150 millones.

Merlin suma una cartera de activos inmobiliarios de casi dos millones de metros cuadrados de superficie, valorada en 6.202 millones a diciembre de 2015.

A la socimi le queda pendiente comprar el 22% de Testa aún en manos de Sacyr. Las dos compañías se dieron de plazo hasta finales de junio de este año para cerrar la transacción, según el acuerdo que firmaron el pasado año. La transacción se cerró en 1.794 millones.

En el capítulo financiero, la socimi (la primera en cotizar en el Ibex 35) presenta un endeudamiento de 3.137 millones. Además, a finales de diciembre, cerró la refinanciación de 1.700 millones en un préstamo sindicado con 10 entidades bancarias.