Moody’s rebaja a negativa su perspectiva de Telefónica tras el veto a O2

Mantiene el rating en Baa2

Logotipos de O2 y Telefónica.
Logotipos de O2 y Telefónica. EFE

Moody’s ha anunciado hoy que ha cambiado de estable a negativa la perspectiva sobre Telefónica tras la decisión de Bruselas de vetar la venta de su filial británica O2 a Hutchison. La agencia de calificación, no obstante, ha mantenido el rating en Baa2.

“El cambio en la perspectiva refleja nuestra expectativa de que la decisión de Bruselas de bloquear la venta de O2 retrasará los esfuerzos de desapalancamiento de Telefónica, mantenido unos ratios de endeudamiento más altos durante un periodo de tiempo más largo de lo esperado e incrementando los riesgos de ejecución”, según ha señalado Carlos Winzer, vicepresidente senior de Moody’s y analista de Telefónica.

La dirección de Telefónica mantiene su compromiso de reducir el ratio de deuda neta frente a ebitda por debajo de 2,35 veces y mantiene un plan para compensar el impacto de la cancelación de la venta de O2 a Hutchison, que estaba valorada en 10.250 millones de libras (unos 12.900 millones de euros).

Sin embargo, según Moody’s, la ausencia de los fondos de la desinversión en O2 prolongará el proceso de desapalancamiento. La agencia cree que el rating de Baa2 de Telefónica podría bajar si no hay unas evidencias claras de progresos realizados por la compañía en la reducción de deuda durante el próximo año, con el objetivo de reducir plenamente el apalancamiento en el segundo trimestre de 2017.

Moody’s esperaba anteriormente una rápida reducción de la deuda de Telefónica con la venta de O2, que habría finalizado a mediados de 2016.