Nueva estrategia

ING inicia su metamorfosis y asesorará para invertir

La entidad de origen holandés ofrecerá a sus clientes soluciones personalizadas para diversificar y rentabilizar más los ahorros.

Detalle del logotipo de ING en el edificio de la sede del grupo bancario y asegurador holandés en Amsterdam (Holanda).
Detalle del logotipo de ING en el edificio de la sede del grupo bancario y asegurador holandés en Amsterdam (Holanda). EFE

ING Direct se reinventa para adaptarse a la nueva era de tipos cero en la que los ahorradores deben asumir algo más de riesgo si quieren mayores rentabilidades por su dinero. La entidad de origen holandés ha decidido dar un giro a su tradicional estrategia basada en el ahorro y asesorará a los clientes ofreciéndoles soluciones alternativas de inversión más allá de su famosa Cuenta Naranja.

Para ello, el banco no solo ha ampliado su gama de productos y ha lanzado el Fondo Naranja Euro 25, con el que se puede obtener a partir de hoy un 25% de la revalorización del EuroStoxx 50 en un plazo de dos años y que cubre hasta un 30% de la potencial caída del índice, sino que también pondrá en macha My Money Coach, un nuevo servicio de asesoramiento personalizado digital al que se podrá acceder a través de la web y que contará con el apoyo del personal de las oficinas y del teléfono de atención al cliente. Luis González Soto, director de cuentas e inversión de ING Direct, admite que "la Cuenta Naranja y los tipos de interés ya no son lo que eran" y es por eso que la entidad "da un paso más para ayudar a los clientes a progresar en sus ahorros e inversiones con propuestas fáciles y sencillas de entender".

La herramienta, aún en fase de pruebas y que se lanzará antes del verano, permitirá al cliente marcar cuáles son sus metas financieras (como comprar una vivienda en un determinado plazo de tiempo, por ejemplo) e introducir los datos personales y económicos que desee, de manera que durante todo el proceso ING irá mostrando simulaciones, representaciones gráficas de los escenarios posibles (pesimista, realista y optimista) y toda la información necesaria para conseguir los objetivos propuestos. Al final, el cliente contará con un plan personalizado de capacidad de ahorro, recomendaciones de ahorro para imprevistos, perfil y tolerancia del riesgo y opciones de inversión. "Cuantos más datos aporte el cliente, más fiable será el asesoramiento", afirma González Soto, que señala que el 98% de los contactos con los algo más de tres millones de clientes que tiene la entidad en España son digitales.

El cliente puede guardar la propuesta y aceptarla en un solo clic, así como hacer cualquier tipo de modificación en todo momento. "Si el cliente compra total o parcialmente la propuesta, la entidad no le abandona en ese momento, sino que se sigue acompañando al cliente para seguir la evolución de sus objetivos e inversiones", asegura González Soto.

Desde ING aseguran que pretenden establecer "un nuevo diálogo con los clientes para que tomen las mejores posiciones" en un momento en el que el inversor conservador ya no encuentra rentabilidades atractivas. Con todo, la Cuenta Naranja, con la que automáticamente se abre un depósito a dos meses al 1,50% y ofrece un 0,20% TAE a partir del tercer mes, sigue siendo uno de los ganchos del banco naranja, dado que es el segundo producto de captación de clientes nuevos del banco, según reconoce González Soto.