Fiscalidad autonómica

Junqueras abre la puerta a subir el IRPF a las rentas altas

El IRPF en Cataluña hoy ya se encuentra por encima de la media para todos los niveles de renta

Un trabajador que gana el salario medio pagará a Hacienda 225 euros más en Cataluña que en Madrid.

El vicepresidente de la Generalitata y consejero de Economía, Oriol Junqueras.
El vicepresidente de la Generalitata y consejero de Economía, Oriol Junqueras. EFE

El vicepresidente del Gobierno catalán y consejero de Economía, Oriol Junqueras, se ha mostrado dispuesto a estudiar la posibilidad de incrementar el IRPF a las rentas más altas en Cataluña.  En una entrevista concedida a Efe, el consejero, que espera contar con el apoyo de la CUP a los presupuestos de la Generalitat para este año, ha admitido que esta opción se ha puesto sobre la mesa en el marco de las negociaciones presupuestarias, pero ha aclarado que todavía no hay una decisión tomada.

Preguntado por si el Gobierno prevé incrementar el IRPF a las rentas más altas, ha afirmado: “Estamos dispuestos a estudiarlo todo y a considerar todas las opciones siempre que sean razonables y sostenibles. Estamos escuchando las propuestas que nos llegan y las estamos valorando conjuntamente con los grupos que nos las hacen”. La tarifa del IRPF en Cataluña se encuentra ya por encima de la media. El tipo impositivo máximo alcanza el 48% frente al 45% de las comunidades que mantienen unas estructural similar a la estatal. De hecho, el tipo mínimo en Cataluña, que alcanza el 21,5%, también es el más elevado de España.

Aunque Junqueras no ha concretado qué posibilidades se analizan ni en qué tramos, la subida del IRPF a las rentas más altas es un camino que han seguido últimamente diversos gobiernos autonómicos, como los de Aragón, Cantabria o Baleares, que han incrementado este impuesto a las rentas superiores a 100.000 euros.

En cualquier caso, Junqueras ha aclarado, en alusión al IRPF que se aplica a las rentas bajas y medias, que “hay muchos tramos en los que Cataluña está arriba del todo”, por lo que “es imposible” subirlo más.

De hecho, Junqueras ha asegurado que querría “rebajar la presión” fiscal “especialmente a las rentas más bajas”, pero que estas son medidas “casi imposibles de tomar” en estos momentos, con la actual “asfixia” financiera.

“Si tuviéramos los 600 millones de euros del impuesto catalán de depósitos bancarios -suspendido por el Tribunal Constitucional- es evidente que no haría falta tenerlos en otro ámbito, como el del IRPF” o en otros, ha añadido. En cuanto a los contactos con la CUP, ha asegurado que “respeta” su soberanía, pero que le “gustaría” que respaldaran los presupuestos, porque “no aprobarlos limitaría mucho la capacidad de hacer cosas nuevas, por ejemplo en el ámbito de las políticas sociales” o bien en otros como el proyecto de la Hacienda propia.

“Los presupuestos deben revertir los recortes producidos en los últimos seis o siete años. Son elementos más que suficientes para que todo el mundo tenga elementos de estímulo para aprobarlos”, ha asegurado el consejero. Junqueras ha comentado que los últimos recursos presentados por el Gobierno ante el Constitucional supondrán una merma de ingresos de unos 56 millones de euros, 11 de ellos por la aportación del impuesto sobre pisos vacíos y otros 45 relacionados con el impuesto catalán que grava la producción de energía eléctrica de origen nuclear.

Ha resaltado que se ha suspendido también la ley catalana de igualdad entre hombres y mujeres, una muestra, a juicio del vicepresidente catalán, de que “van a por todas”. “No es una cuestión solo de carácter fiscal y de alergia a cualquier instrumento para ayudar a la gente, sino (incluso) las cuestiones más básicas de derechos civiles son sistemáticamente atacadas por el Gobierno español y por las instituciones nombradas por el Ejecutivo español, porque el TC es un tribunal de nombramiento político”, ha afirmado Junqueras.

Con todo, el vicepresidente ha asegurado que las cuentas de la Generalitat para 2016 serán “lo más realistas posible” y que no se dedicará a “pintar” ingresos si no los tiene garantizados. Preguntado por si el Gobierno incluirá una provisión por el conflicto con Aigües Ter-Llobregat (ATLL), cuya privatización enfrenta en los tribunales a Agbar y a Acciona, ha comentado que “en principio no”, aunque ha asegurado ser consciente de que este litigio es un “tema delicadísimo”.