Industria turística

TUI fía a Canarias la tranquilidad de sus viajeros europeos

Playa de los Cristianos en Tenerife.
Playa de los Cristianos en Tenerife. EFE

La inestabilidad de mercados turísticos como Egipto, Túnez o Turquía ha provocado que el grupo TUI haya reforzado su apuesta por España en general, y por las islas Canarias en particular. Una apuesta avalada por las cifras de reservas:el 17% de los paquetes vacacionales –vuelo más hotel– vendidos por el gigante turístico angloalemán tienen como destino Canarias y un 10% de todas las reservas del grupo tuvieron ese mismo destino del mapa.

El consejero delegado del grupo anglogermano, Friedrich Joussen, reconoció que el operador turístico afronta este año importantes retos motivados por la incertidumbre provocada por la inestabilidad geopolítica. Algo que, pese a los temores, no ha frenado a los viajeros, que siguen incrementándose, especialmente en Reino Unido, según destaca la compañía, que prevé un incremento de sus ingresos del 3% durante la campaña de verano y un incremento del 10% en el ebitda a cierre de año. Unas circunstancias que han provocado que el grupo redirija su oferta comercial a destinos seguros como España.

En el caso de España, donde el ejecutivo prevé que se alcance el “lleno total” en Canarias, este verano, el grupo turístico prevé aumentar su capacidad hotelera en Canarias un 25% en los próximos años, desde los dos millones de plazas que cuenta en la actualidad, mientras que Baleares también ha reforzado su presencia en los paquetes ofertados por TUI. “Hay una gran oportunidad para invertir en este momento y si hay buenos proyectos, así lo haremos”, destacó Joussen con motivo de un periplo que ha llevado a altos ejecutivos de TUI a Cabo Verde, Canarias y Marruecos.

El turopeador, que cuenta con una participación en el capital de la cadena mallorquina Riu y tiene acuerdos con otras hoteleras como Robinson, reiteró la necesidad de acometer renovaciones en los establecimientos hoteleros. “Tenemos la oportunidad de mantener a los clientes de toda la vida y de acoger a los nuevos”, declaró Joussen, que alerta de los peligros de aprovechar el auge de los visitantes para subir las tarifas sin aportar mejoras a los establecimientos. “Si los clientes vienen y no están satisfechos tenemos un problema”, destaca.

Joussen insistió en la necesidad de “poner en valor” los establecimientos en España para ofrecer un producto diferencial frente a otros destinos del Mediterráneo oriental, como Túnez, Egipto o Turquía, que confía en que se recuperen de la pérdida de turistas, y aseguró que “España debe convertirse en un destino que aporte un valor adicional y no un destino barato”. El ejecutivo alabó además las infraestructuras españolas y la oferta complementaria de ocio y cultura que hay en el país.

Joussen calificó de “correcta” la venta de su filial Hotelbeds a la firma de capital riesgo Cinven y al fondo de pensiones Canada Pension Plan Investment Board (CPPIB), y aseguró que el precio pagado –1.165 millones de euros, incluida la deuda– es “bastante más alto de lo que se esperaba obtener el grupo”.

El grupo dio un mandato para vender su filial con sede en Mallorca a finales de 2014, tras la fusión entre TUI Travel y TUI AG, momento en el que la compañía apostó por el crecimiento a través de una estructura vertical y situó a Hotelbeds entre sus negocios no estratégicos. Tras la desinversión, Joussen aseguró que el grupo utilizará las plusvalías generadas por la venta a realizar nuevas inversiones, a reducir el gasto financiero y a mantener el dividendo.