Filtraciones

La CE asegura que el TTIP no rebajará la regulación europea

Volker Gassner, de Greenpeace, cin una copia d elos documentos filtrados.
Volker Gassner, de Greenpeace, cin una copia d elos documentos filtrados. REUTERS

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, volvió hoy a garantizar que el acuerdo de libre comercio e inversiones con EEUU, el TTIP, “no rebajará” la regulación europea sobre protección de consumidores o medioambiente, tras revelarse documentos de la negociación que muestran la presión estadounidense.

“Ningún acuerdo comercial de la UE rebajará jamás nuestro nivel de protección de consumidores, seguridad alimentaria o medioambiente. Los acuerdos comerciales no cambiarán nuestras normas sobre organismos modificados genéticamente, cómo producir una carne segura o cómo proteger el medioambiente”, declaró Malmström en su blog.

La comisaria europea salió así al paso de la filtración por parte de Greenpeace Holanda de documentos de la negociación del TTIP que muestran por primera vez las posiciones de EEUU en diferentes áreas y sus intentos por que la Unión Europea (UE) se adapte a sus demandas.

Greenpeace Holanda obtuvo los documentos confidenciales, y los publicará mañana, a fin de proporcionar “una muy necesaria transparencia” sobre las negociaciones e “incentivar un debate informado” sobre el tratado, indicó en un comunicado.

La organización ecologista señala que los documentos confirman “importantes riesgos para el clima, el medioambiente y la protección del consumidor”.

Así, protecciones medioambientales de larga tradición en la UE parecen haber desaparecidas en las negociaciones, según Greenpeace.

En “ninguno de los capítulos (...) se hace referencia a la regla de excepción general incluida en el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que permite a los países regular el comercio “para proteger la vida o la salud de seres humanos, animales y plantas” o “para la conservación de los recursos naturales”, indicó Greenpeace.

Para la organización, la omisión de esta regla “sugiere que ambas partes crean un régimen que pone el beneficio por delante de la vida y la salud de los humanos, animales y plantas”.