Deporte

La moda también cuenta en los Juegos Olímpicos

La industria defiende su papel de proyectora de marca de país.

Las selecciones participantes empiezan a presentar sus diseños.

La delegación española, en la ceremonia de inauguración de los JJ OO de Londres, en 2012.
La delegación española, en la ceremonia de inauguración de los JJ OO de Londres, en 2012.

En los Juegos Olímpicos de 2012, los atletas de la delegación española se presentaban en Londres uniformados con los diseños del fabricante ruso Bosco. Desde su presentación, las prendas, ya fuesen de paseo, de ceremonia, o puramente deportivas, se convirtieron rápidamente en objeto de la crítica. Primero, por sus diseños. Y en el fondo, por el hecho de que un fabricante extranjero vistiera a todos los atletas españoles en la mayor cita deportiva del mundo, como ya sucediera en 2008 con la china Li-Ning.

“En unos Juegos Olímpicos no solo vamos a intentar sacar nuestros mejores resultados deportivos, sino que son una plataforma en la que se muestran las aptitudes creativas de todo un país”, afirmaba el diseñador Modesto Lomba en una jornada, celebrada esta semana en ESIC, sobre la conjunción de moda y deporte. “Esta competición es el mejor sitio, la mejor carta de presentación para mostrar los valores de un país a través del deporte”, reflexionó Lomba, que en 2012 lideró, como presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España, la protesta contra los diseños de Bosco y la defensa que de ellos hizo el Comité Olímpico Español (COE). “Los deportistas españoles son los mejores del mundo, pero van a ser los peor vestidos, afirmó entonces el modisto.

Los diseños de las camisas de Polo Ralph Lauren para la ceremonia de clausura de los JJ OO de Río 2016
Los diseños de las camisas de Polo Ralph Lauren para la ceremonia de clausura de los JJ OO de Río 2016

Bosco debía vestir a los equipos españoles también en Río 2016, pero, de acuerdo con el COE, ambas partes rescindieron el contrato. El relevo lo cogió Joma, en este caso, una empresa española, como “suministradora exclusiva de uniformidad”, tanto para competición como para ropa de calle. Lo que no impide que haya acuerdos paralelos, como el del equipo nacional de gimnasia rítmica y Oysho, la cadena textil femenina de Inditex, que suministrará algunos de sus productos para los entrenamientos y tiempo libre. “Para mí, y para todos como sector, perder esta oportunidad de que el país se muestre con todos sus atributos, es una lástima. Se pueden discutir muchas cosas, pero no que somos un país creativo”, se lamentó Lomba en ESIC.

Algo que sí han aprovechado, desde hace años, otros países. EEUU volverá a mostrar sus mejores galas en las ceremonias de inauguración y clausura de Río 2016, gracias a la extensión del acuerdo con Polo Ralph Lauren. De momento, la marca solo ha hecho públicos los diseños para la noche que cerrará los 16 días de competición: tres camisas, de color blanco, azul o rojo, con las siglas USAen la espalda, y el logotipo del caballo en la parte delantera, que combinarán con una camiseta interior de rayas horizontales azules y blancas. La marca ya vistió a los atletas estadounidenses en 2012, pero con polémica, ya que se descubrió que las prendas fueron fabricadas en China. En esta ocasión, Ralph Lauren se ha encargado de subrayar que toda la ropa está fabricada en EEUU.

En el caso de Francia, el suministrador será Lacoste, que vestirá a sus deportistas en las dos ceremonias, en los actos en la villa olímpica y en las recogidas de medallas, con tres modelos de polos en los colores de la bandera. Esta semana, Adidas presentaba los modelos que vestirán los representantes del Reino Unido, diseñados por Stella McCartney, mientras que Italia, como también sucedió en los Juegos Olímpicos de Londres, volverá a contar con los diseños de Armani.