Entrevista a Juan Aísa

“El deportista no sabe qué hacer con su dinero”

El consejero delegado de You First Sports dirige esta multinacional de representación

“La mayoría de los deportistas están lejos de ser millonarios”

“El deportista no sabe qué hacer con su dinero”

Desde 2002, Juan Aísa (Madrid, 1971) encabeza You First Sports, una de las agencias de representación de deportistas más importantes de España: 580 representados, entre jugadores de baloncesto –mayoría– y de fútbol, y con oficinas en París, Fráncfort, Milán, Estambul, Shanghái, Atlanta, Miami o Nueva York, entre otras ciudades, empleando en total a 130 personas.

Exjugador profesional de baloncesto, Aísa reconoce que, el actual, es un momento de crecimiento en la industria deportiva, con unos contratos televisivos al alza tras unos años de parálisis, sobre todo en España. Una situación que debería implicar un aumento de los salarios de los deportistas, quienes tienen en la gestión de su patrimonio una de sus grandes tareas pendientes.

 

Pregunta. ¿Está despegando otra vez el negocio del deporte?

Respuesta. Sí, claramente. Las empresas están más animadas, el consumo está creciendo, la confianza de la gente es distinta... Eso al final afecta, porque hay más consumo y hay más patrocinios. En _EE UU, el nuevo contrato de televisión de la NBA casi multiplica por tres el anterior. En el fútbol español también, lo que se combina con más rigor económico en el fútbol. Los clubes están siendo más rigurosos, aplican mejores prácticas financieras y han mejorado su capacidad para generar ingresos. Eso es sano.

P. ¿Cree que los clubes han aprendido de los errores anteriores a la crisis?

R. Ha habido un cambio importante en la gestión cotidiana y en cómo evitar déficits importantes. Algunos por vocación, y otros, por necesidad. Hay un cambio cultural, por ejemplo, a la hora de pagar traspasos, que en mi opinión ha sido siempre uno de los grandes problemas. Es muy difícil objetivar el valor de un jugador, y genera unos vaivenes financieros peligrosos. La crisis ha ayudado a que los clubes, los torneos, los soportes del deporte, perfeccionen su generación de ingresos y cuiden su producto, aunque aún hay mucho margen de mejora.

P. ¿Cobran demasiado los deportistas profesionales?

R. Suele haber un sesgo hacia los grandes jugadores al hablar de sueldos. Se entiende que un deportista gana toneladas de dinero, pero la mayoría están lejos de ser millonarios. Ganan más que su entorno, sí, pero su carrera también es más corta. Cuando se cobra demasiado es cuando el pagador es deficitario. Eso ha pasado en el deporte y en España: ha habido clubes con deudas con Hacienda, bancos o proveedores, que seguían haciendo fichajes pagando mucho dinero. Ahí sí creo que había jugadores que costaban y cobraban demasiado, no en base a su talento, sino a que la institución que les paga se aprovecha de él. En la NBA no creo que ganen demasiado. Si el jugador es capaz de generar aficionados que están dispuestos a comprar entradas, camisetas, a consumir en días de partido, y es una plataforma de comunicación que atrae patrocinadores, no me parece que ganen demasiado.

P. ¿Y saben qué hacer con el dinero?

R. En general, no, y es un gran problema. Son jóvenes, tienen poca experiencia y es patrimonio de la juventud ser imprudente. Los agentes no somos especialistas financieros, pero tenemos experiencia en los errores que se pueden cometer, por eso tratamos de concienciar mucho a los jugadores, siendo agoreros, advirtiéndoles de los problemas, que no van a estar siempre en la cresta de la ola, aunque no es fácil entenderlo cuando estás en la cresta de la ola. Deben saber que todo lo que puedan ganar, lo van a necesitar.

P. Al menos, ¿se interesan por ello?

R. Hay de todo, pero en general se interesan demasiado poco. Deberían ponerlo en manos de gente profesional, de confianza y que les oriente con un enfoque conservador. Intentamos transmitirles que, mientras jueguen, no se metan en negocios, que se centren en entrenar, descansar, estudiar, pero que, con el dinero, sean conservadores. Tratar de ahorrar, asumir un nivel de gasto... Que se involucren en la gestión de su patrimonio, porque es parte de su carrera, pero que no se metan en negocios.

P. ¿Entiende situaciones como la de Messi con Hacienda?

R. Solo conozco lo que ha aparecido en medios, pero estas cuestiones suelen venir de infravalorar el asesoramiento. La confianza que te da un familiar es buena, te ayuda a tener criterio sobre las cosas, pero a ciertos niveles hay que buscar la experiencia y la profesionalidad. Cuando prima la confianza en detrimento de esto, se cometen errores.

“Entre los 16 y 20 años, la etapa más crítica”

Aísa conoce bien los momentos que marcan la carrera de un deportista. Fue jugador profesional de baloncesto durante más de una década y se formó en una de las principales canteras del mundo, la del Real Madrid. “Para mí, la etapa más importante es la que va entre los 16 y los 20 años. Es la etapa más sacrificada en comparación a la gente de tu edad, porque ya vas orientando tu carrera:tienes que estar muy centrado, entrenar muchas horas, no cobras dinero, renuncias a cosas en la educación, tienes incertidumbre de si vas a llegar a ser profesional...”.

Por eso, tener los pies en el suelo, tanto el propio jugador como su entorno, es fundamental:“Hay que mantener un nivel de realismo muy alto. En esa etapa se produce un embudo, y a profesionales llegan pocos”. Entre los 20 y 26 años, con el primer salto económico, la gestión del éxito no es menos importante:“Gestionar el dinero, el éxito... es crítico”.