Debut en Bolsa

Madrid guarda los grandes tesoros de Parques Reunidos

El nuevo préstamo, que rebajará el coste financiero al 3,5%, está garantizado por 15 activos.

Una de las montañas rusas de Parque Warner.
Una de las montañas rusas de Parque Warner.

Los actuales accionistas de Parques Reunidos, con Arle a la cabeza controlando el 72% del capital, han destacado que con la salida a Bolsa buscan socios internacionales para el grupo, y además rebajar su deuda e impulsar su crecimiento. Pese a que España ha reducido su presencia en la facturación de la compañía en los últimos años, desde el 58% en 2006, lo cierto es que aún supone el 24,1%, mientras que Estados Unidos alcanza ya el 39,9% y el resto de Europa, el 36%, según las cuentas de 2015.

Entre todos los parques temáticos y de ocio del grupo, las joyas de la corona están localizadas en Madrid. En 2015 supusieron el 17,6% de sus ingresos. El Parque Warner es el que genera más dinero a Parques Reunidos, 44,5 millones de euros, el 7,4% de las ventas del año pasado, seguido por el estadounidense Kennywood (el 6,7%), el alemán Movie Park (6,1%), y Mirabilandia y Mirabeach, en Italia, que alcanzan el 5,8%. Tras ellos, se sitúan otras cuatro instalaciones localizadas en Madrid: el Parque de Atracciones (3,9%), el Aquopolis (3,2%), el Zoo Aquarium (2,9%) y Faunia (1,9%).

En el folleto de su salida a Bolsa, Parques Reunidos detalla el origen de sus ingresos, 605,5 millones de euros el año pasado. La venta de entradas supuso el 53,2% de la facturación, mientras que el 40,4% se generó dentro de las 55 instalaciones que tiene la compañía repartidas en 12 países. De esa partida, más de la mitad, el 55,3% de los ingresos, proviene de la venta de comida y bebida, un 15,3% de los productos de merchandising y el 11,7%, de juegos.

La compañía dirigida por Fernando Eiroa tiene marcado en el calendario algunas fechas relevantes. Así, el contrato de gestión del Parque de Atracciones vence en 2026, la del Zoo en 2034 y la del Parque Warner en 2036. El grupo tiene firmada una opción de compra con el propietario de la Warner –la sociedad Parque Temático de Madrid– que puede ejercer hasta ese último año, si bien, en el caso de que esta sociedad quiera vender el parque, el grupo debería comprarlo, según los términos del acuerdo firmado en febrero de 2015, por unos 70 millones de euros.

Además, este año le vence un contrato de un parque acuático en Estados Unidos y en 2017, el del Teleférico de Madrid, que opera desde 1969.

Fuera de las instalaciones ya existentes, Parques Reunidos tiene en su punto de mira crecer en Europa y Estados Unidos, pero también reconoce que estudia Asia, Australia y América Latina. Para ello, tiene identificadas 31 oportunidades de inversión, 15 de ellas en Europa y Oriente Medio, 10 en Estados Unidos y Canadá y otras seis en América Latina y Asia-Pacífico.

Junto a las compras, la compañía ha fijado cuatro modelos distintos para impulsar su negocio de parques de ocio en centros comerciales, que por el momento solo cuentan con una instalación en desarrollo localizada en Murcia. Estará operativa a finales de 2017. Parques Reunidos está analizando además otros 19 proyectos concretos.

Una de las misiones de la salida a Bolsa es mejorar el perfil de crédito de la compañía. El coste de su financiación supera ahora el 7% anual, y después quedará por debajo del 3,25%. Esto supondrá un pago de intereses de 51,2 millones este ejercicio, frente a los 78,1 del cerrado a 30 de septiembre. La deuda neta, tras la ampliación, quedará en 775 millones de euros, frente a los más de 1.000 registrados a finales de diciembre.

Parques Reunidos amortizará totalmente la financiación antigua con la ampliación de capital y un nuevo préstamo, constituido por una línea de crédito de 575 millones, divididos en dos tramos de 230 y 345 millones, que se complementa con línea de crédito flotante multidivisa de 200 millones. Entre las entidades que firmarán esa nueva financiación, condicionada al estreno en el parqué, están todos los colocadores de la operación: Deutsche Bank y Morgan Stanley como coordinadores, en un segundo escalón BNP Paribas, Barclays y Santander, y en tercer lugar, Sabadell, BBVA, Banca IMI y CaixaBank. Los prestamistas se quedan como garantía del crédito 15 activos del grupo, entre los que destacan el Parque de Atracciones y el Zoo de Madrid.

La dirección se llevará un bonus de 9,4 millones

Si todo sale bien y Parques Reunidos debuta el próximo 29 de abril, tanto la compañía como algunos de sus accionistas han preparado bonus específicos para la dirección y para determinados empleados. El folleto de la salida a Bolsa detalla tres planes, que supondrán la entrega de unos 9,4 millones de euros. Esta es la cantidad calculada si el precio del debut se fija en 18 euros por acción, la parte media de la banda orientativa de 15,5 a los 20,5 euros por título.

El primer plan supondrá el desembolso de 1,5 millones para varios ejecutivos de la compañía, entre los que no se incluyen ni el consejero delegado ni tampoco los cuatro máximos ejecutivos. Este dinero lo pagará Parques Reunidos.

El segundo plan será de tres millones de euros en efectivo, que abonarán los accionistas actuales –Arle, principalmente– a directivos y empleados. Serán tres millones de euros en efectivo, a los que podrán sumarse otros tres en metálico y en acciones. De este plan sí podrán beneficiarse los cuatro máximos ejecutivos y el consejero delegado.

La tercera pata de los incentivos es el denominado bonus especial, que pagará Arle y el resto de los accionistas vendedores. Al precio medio, sería alrededor de un millón de euros, en efectivo y en títulos del grupo.

Por último, un exdirectivo del grupo, Philip Patrick, se opta a un bonus de unos 900.000 euros.