Entrevista

López Madrid: “Me condenaron por decir de Ausbanc lo que todos sabían”

El presidente de CreditServices fue amenazado con desacreditarle en caso de que no pagara a Ausbanc

Javier López, presidente de CreditServices.
Javier López, presidente de CreditServices.

La pesadilla de Javier López con Ausbanc comenzó hace 10 años. Este empresario creó una red de franquicias de intermediación hipotecaria llamada CreditServices. En los años de la burbuja inmobiliaria la firma se expandió como la espuma, llegando a contar con 600 oficinas por toda España. Fue entonces cuando el presidente de Ausbanc contactó con él. La forma de actuar de Luis Pineda fue similar a la que la Udef está investigando: le pidió dinero en forma de publicidad para hablar bien de CreditServices. Si no lo hacía, le atacaría sin piedad.


¿Por qué acabó denunciando a Luis Pineda?

Yo puse una querella criminal contra él porque me extorsionó. Me amenazó con hablar de forma negativa sobre mi empresa en sus publicaciones, como Mercado de Dinero o la Revista Ausbanc, si no le ponía dinero. Como no me plegué, empezó a atacarme.


¿Cuánto dinero le pedía?

Me llegó a pedir 300.000 euros al año o me hundía el negocio.


¿Qué pasó cuando lo denunció ante los Tribunales?

Un Juzgado de Primera Instancia me dio la razón, pero cuando apelaron, la Audiencia falló contra mí. En ese momento, decidí olvidarme del asunto. Muchos directores de comunicación de entidades financieras me dijeron que era mejor ceder al chantaje.


¿Con qué prácticas de CreditServices pretendió chantajearle?

A él le daba igual. Me llamó diciendo que habían recibido alguna queja de un cliente, y que él me podía ayudar a mejorar mi imagen. Me reuní con él durante dos horas. Cuando le transmití que no tenía ningún trapo sucio que ocultar, que no necesitaba su ayuda, pasó al ataque, y me dijo que se inventaría lo que fuera para desacreditarme.


¿Qué pasó después?

Cuando mi querella no prosperó, decidió interponer una denuncia personal contra mí, por intromisión a su derecho al honor. El caso llegó al Tribunal Supremo, que me ha condenado a pagarle unas cantidades que superan los 300.000 euros que me pidió al principio. Así que me condenaron por decir de Pineda lo que todo el mundo sabía en el sector financiero, que era un extorsionador.


¿Le ha pagado?

No tengo dinero para hacerlo. Con la crisis financiera, tuve que desmantelar la franquicia que con tanto esfuerzo había montado. Ahora estoy sin un duro. La sentencia me obliga a abonar a Pineda 600 euros al día por cada día que pagarle la indemnización. Aunque trabajara toda mi vida no tendría dinero suficiente para pagarle.


¿Confía en que se reabra su caso?

Sí. Estoy trabajando con mis abogados para intentar que el Supremo acepte la reapertura de mi caso. Cada vez se hace más evidente que lo que yo decía de Luis Pineda era la verdad, no algo que me hubiera inventado.


¿Intentó movilizar a más gente contra Ausbanc?

Hablé con el Banco de España, con casi todos los bancos de este país, con los que tenía un trato muy directo. En casi todas partes reconocían que sus prácticas eran deplorables, pero nadie quería involucrarse. Le temían. Los directivos no querían salir mal parado en sus publicaciones, o que se hablara mal de sus presidentes.


¿Cómo explica que los tribunales hayan dado tantas veces la razón a Pineda?

Cuando el Tribunal Supremo falló en mi contra, investigué sobre qué jueces habían redactado la condena. Y cuál sería mi sorpresa cuando vi que ese magistrado salía en varios artículos de la revista de Ausbanc. Pineda era muy cercano a la judicatura. Siempre invitaba a jueces a los foros que organizaba, como Consumeralia. Por eso no me extraña que después fueran tan receptivos con sus querellas y demandas.