Fondos de inversión

Badelon: "A largo plazo me preocupa más España que Brasil"

François Badelon, gestor de Amiral.
François Badelon, gestor de Amiral.

François Badelon lleva cinco años viviendo en Barcelona, pero no fue hasta el pasado año cuando decidió registrar en España los cinco fondos de Amiral, productos todos ellos que logran rentabilidades de dos dígitos a medio plazo. Su fondo de Bolsa europea Sextant PEA, por ejemplo, acumula un rendimiento superior al 90% en cinco años.

Pregunta. Sin intermediarios ni distribuidores de sus fondos, ¿cómo hace una pequeña gestora extranjera para vender sus productos en España?

Respuesta. Lo hacemos con tiempo, no tenemos prisa. Lo más importante de nuestra filosofía es la visión a muy largo plazo. Estamos muy contentos de tener clientes y de que nos brinden su confianza, pero no vamos a construir la empresa sobre esa base. Para nosotros lo más importante es el rendimiento de los fondos. Ahora pueden abrir una cuenta en España y pronto tendremos la distribución con Allfunds.

P. Pero también quieren llegar al inversor individual español, que suele ser muy conservador, mientras que sus fondos tienen mucho riesgo. ¿No puede ser eso un problema?

R. También es cuestión de tiempo. El riesgo de nuestros fondos es la volatilidad. Si el cliente reacciona mal, es decir, compra cuando ha subido y vende cuando ha bajado, podría perder dinero. Se necesita una buena comunicación para explicarlo bien, pero creo que a largo plazo es mucho menos arriesgado que, por ejemplo, comprar un bono del Estado a corto plazo, porque con la inflación lo pierdes todo.

P. ¿Por eso no tienen fondos de renta fija?

R. No tenemos pero lo estamos pensando, ya que es verdad que invertimos bastante mediante nuestro fondo Sextant Grande Large. Para inversores como nosotros es un mercado muy interesante, donde los actores son normalmente fondos enormes que siguen reglas muy estrictas. Por ejemplo, la mayoría de los fondos no pueden comprar un producto que no tenga calificación de algún instituto, y para ellos es muy importante que tengan la calificación de investment grade para poder comprar. Nosotros sí podemos. Hay productos muy seguros, con muy poco riesgo y que no tienen grado de inversión.

P. ¿Qué tipo de empresas le gustan? ¿Son más fáciles de entender las pequeñas y medianas?

R. Tienen sus ventajas. Normalmente solo tienen un negocio y entenderlo y valorarlo es más fácil. Además, en muchas ocasiones son más baratas porque hay menos gente que se interesa por ellas. Al mismo tiempo, si fracasa ese negocio, lo has perdido todo. Ahora mismo en nuestra cartera habrá un 70% en pequeñas y medianas y un 30% en grandes.

P. ¿Qué perspectivas tiene para la Bolsa europea?

R. No tengo previsiones porque siempre me equivoco. Prefiero no pensar en lo que va a pasar mañana, pero a largo plazo estoy optimista. Para la vida en general, y el negocio en particular, es mucho mejor ser optimista, si no, no puede crecer nada. En renta variable hay algo fundamental, y esta no es una buena noticia: los Estados han quebrado y les ponen tipos de interés del 0% porque no pueden pagar la deuda. Si los Estados han quebrado eso significa que nuestra divisa no sabemos lo que vale. ¿Qué podrás comprar con un bono a diez años? No lo sé. No es buena noticia, pero mejor tener un activo de renta variable que algo que no sabes lo que vale. Es mejor tener esto que bonos o dinero en el colchón.

P. ¿Hay empresas españolas en su cartera?

R. Nuestro universo de inversión es todo el mundo, pero ahora mismo tenemos poco, solo Barón de Ley.

P. ¿Cómo ve el mercado de renta variable español?

R. No tengo ni idea de qué dirección va a tomar, pero el mercado español es muy interesante porque tiene mucha volatilidad. Con la crisis del euro, con la política, es un mercado que no voy a decir que sea emergente, pero es más volátil que el alemán, por ejemplo. En tiempos de crisis puedes encontrar cosas interesantes. Por otra parte, no es el mercado más interesante porque no tiene mucha diversidad. Por ejemplo, en el francés hay muchas más pequeñas cotizadas en todo tipo de sectores.

P. Tienen un fondo que invierte en emergentes, ¿no les da miedo?

R. Claro, a mí todo me da miedo. Puedo invertir en emergentes cuando encuentro algo que me da confianza y me permite definir el valor de una empresa. El problema de estos países es que las economías son muy oscilantes. Hay que tener cuidado y comprar en tiempo de crisis, cuando es muy barato, pero a largo plazo tengo mucho más miedo de España que de Brasil, por ejemplo. España tiene más deuda y una población muy envejecida y que disminuye. No hay jóvenes. ¿Qué va a ocurrir en 20 años si pierde un 20% de la población? Espero que la inmigración evite que esto ocurra, pero es preocupante. En Brasil ocurre todo lo contrario. Hay muchísimos jóvenes, con un nivel educativo que va a mejorar, tienen empresas tecnológicas, materias primas, etc. A corto plazo puedo estar temblando al invertir en Brasil, pero a largo plazo...

“Sé que mis ideas precisan tiempo”

Las palabras tiempo y paciencia ocupan un lugar preferente en la filosofía de inversión de Badelon. “Por honestidad, no puedo decirle a un cliente que venga a invertir en mi fondo y que ganará mañana. Sé que mis ideas precisan tiempo”. Y así es, los cinco productos de su gestora logran muy buena rentabilidad acumulada a medio plazo, pero no es raro que, como ocurre ahora con varios de ellos, estén en negativo a seis meses o a un año.

“Claro, la Bolsa está en negativo este año y hay muchos fondos en pérdidas”, admite impasible, y prosigue: “Si el inversor no está preparado para ver bajar lo que ha comprado, y durante incluso uno o dos años, es mejor que no invierta en nuestros fondos, porque al final quizá venda en malas condiciones”.

Reconoce que en el mercado español aún han captado poco patrimonio “porque estamos empezando y la gente no nos conoce”, pero está seguro de que pronto llegarán más clientes, ya que “en España hay pocos fondos con mejor rendimiento a largo plazo que los nuestros”.

Destaca que Amiral pertenece 100% a los socios gestores “y eso es muy importante, porque no tenemos un jefe que no entiende lo que hacemos. Todos invertimos en nuestras empresas cantidades muy importantes, casi todos nuestros ahorros financieros. Esa es la base”. Un modelo semejante a una de las gestoras españolas más admiradas, AZ Valor, creada por exintegrantes del equipo de Bestinver, a los que Badelon conoce muy bien y de los que “intentamos aprender, ya que llevan 30 años haciendo eso. Hacemos cosas muy diferentes pero la filosofía es muy parecida y las rentabilidades son similares. Nos sentimos muy cercanos”.