Perfil

Luis Pineda, de Quijote a villano

La banca ha sufrido las prácticas de Ausbanc, investigadas ahora por extorsión

Luis Pineda entra en el registro en Ausbanc.
Luis Pineda entra en el registro en Ausbanc.

Luis Pineda es un viejo conocido del sector financiero. Los más veteranos de los departamentos de comunicación le recuerdan desde hace más de dos décadas. Su modus operandi era sencillo: o me das dinero, o te voy a poner a caer de un burro.

Su palo y su zanahoria eran la (falsa) asociación que presidía, Ausbanc, y el supuesto periódico independiente que editaba: Mercado de Dinero. "Si accedías a sus pretensiones y le ponías publicidad, era siempre benévolo en sus publicaciones. Si no, te declaraba la guerra", explica el responsable de comunicación de una entidad financiera.

Su beligerancia hacia el sector bancario tenía una tercera pata: el activismo accionarial durante las juntas de accionistas. Era habitual que interviniera como minoritario durante la celebración de estas asambleas. Al igual que ocurría con sus publicaciones, si el banco en concreto había cedido a las presiones, todo eran elogios. En caso contrario, sus críticas eran las más furibundas.


Megalomanía

Nacido hace 54 años en Málaga en el seno de una familia numerosa adinerada, este “luchador incansable y soñador”, como se autodefine, fundó en 1986 Ausbanc con el objetivo de “pelear junto a su inseparable toga contra los más grandes” para defender los intereses de los consumidores.

Pese a que las prácticas de Luis Pineda eran un secreto a voces en el sector financiero, y que la Fiscalía Anticorrupción llevaba años investigándole, siempre ha defendido que su actuación era la de un Quijote que luchaba sin desmayo contra los poderes fácticos.

Pineda no desperdiciaba la ocasión para escribir y tratar de reunirse con todos los presidentes de bancos y directores de periódicos, pero su capacidad de influencia llevaba años cayendo en picado.

Sobre la megalomanía de Pineda baste recordar algunas de las notas de prensa que intentaba colocar entre los medios de comunicación: "El presidente de Ausbanc ya adelantó en algunos medios americanos lo que ahora dice en su libro el ex gobernador del Banco de Inglaterra", equiparándose de una forma bastante burda con Mervin King.

Hace unos meses, Ausbanc distribuyó una nota de prensa en la que decía que el prestigioso diario The Washington Post había entrevistado a Luis Pineda. Realmente, se trataba de un blog sobre emprendedores latinos, donde se explicaba que desde hacía 10 años Pineda había lanzado la versión en Miami de Mercado de Dinero y que ahora, había decidido desembarcar en Washington DC, para presentar la Declaración Universal de los Usuarios de Servicios Bancarios y Financieros.

El sentimiento ultraderechista lo ha acompañado durante toda su vida, no en vano su padre, Carlos Pineda, estuvo ligado al régimen franquista. Luis formó parte del Frente de la Juventud y con tan sólo 17 años participó en el asalto a mano armada a la marquesa de San Eduardo por el que cumplió una condena de tres meses de arresto domiciliario.

 

El procedimiento

Una antigua empleada de Ausbanc, Montse Suarez, detallaba en una entrevista con Finanzas.com la forma de actuar de Ausbanc. "Hacíamos un informe trimestral sobre las reclamaciones y consultas que llegaban; y eso, sí o sí, se lo daba (Ausbanc) a los bancos. Y no era gratuito. Realmente, lo escandaloso es que si tu eres una asociación de consumidores, qué objetividad tienes. La zorra está cuidando el gallinero".

Esta exempleaba denunciaba directamente que Luis Pineda cobraba un "impuesto revolucionario de las entidades financieras". A aquellas que no se plegaban, las atacaba mediante su revista Ausbanc o su panfleto rosa 'Mercado de Dinero'. 

El banco BBVA fue uno de los primeros que decidió cortar por completo cualquier relación con Luis Pineda y sus asociaciones y medios satélite.

Sus malas prácticas llevaron a que diferentes tribunales obligaran a Ausbanc a retirarse de causas penales, al considerar que estaba cometiendo un "fraude procesal", y que realmente no defendería los supuestos intereses de los usuarios de banca. 

En 2014, y ante los evidentes conflictos de interés que tenía Ausbanc, el Ministerio de Sanidad decidió excluir a la organización de su registro de asociaciones. El desenmascaramiento había comenzado. Ayer terminó, con la detención de Pineda y el registro de la sede de la falsa asociación.

Desde la asociación, se destaca que las acciones de Ausbanc han contribuido a beneficiar a los clientes bancarios, con la limitación de las clausulas suelo y otros sentencias similares.