Liderazgo

Semifinalistas de la Champions League, con método

Guardiola, Simeone, Pellegrini y Zidane entrenan a los cuatro semifinalistas de la Champions League. Cuatro entrenadores con perfiles de liderazgo muy diferenciados

Pep Guardiola, Diego Simeone, Manuel Pellegrini y Zinedine Zidane.
Pep Guardiola, Diego Simeone, Manuel Pellegrini y Zinedine Zidane.

Cuatro entrenadores en las semifinales de la Liga de Campeones: Pep Guardiola, Zinedine Zidane, Diego Pablo Simeone y Manuel Pellegrini. Personas con diferentes estilos de liderazgo y filosofías de juego en unos equipos, Bayern de Múnich, Real Madrid, Atlético de Madrid y Manchester City, con culturas corporativas y presupuestos diferenciados. “Pero si hay uno que destaca por su liderazgo, por su capacidad para tener a la plantilla motivada, por sacar el 200% de cada jugador, por inyectar autoestima al equipo, este es Simeone”, señala el profesor del IESE y experto en liderazgo Santiago Álvarez de Mon, que alaba del entrenador del Atlético de Madrid ser el artífice de un proceso de transformación: de pasar de una mentalidad derrotista, a tener un sueño y compartirlo. Dicho esto, el docente duda de la capacidad del míster para gestionar otro vestuario que no sea el rojiblanco. “Sabe dirigir a jugadores buenos y convertirlos en muy buenos; otra cosa es que sea capaz de extrapolar su estilo a otro tipo de equipos, como el Real Madrid o el Barcelona”.

Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, durante una rueda de prensa.
Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, durante una rueda de prensa.

Porque si algo define el carácter de un entrenador es la influencia del lugar en el que están. “Lo que envuelve a los clubes influye mucho en su capacidad para generar su liderazgo”, explica Juan Mateo, director del Instituto Superior de Negociación de la Universidad Francisco de Vitoria. Para hacerlo, afirma que, a la hora de manejar el vestuario, “un líder debe tener autoridad moral”, y a la vez, cumplir con los resultados fijados, una presión que, en el caso del fútbol, existe cada tres días. El experto cita también el caso de Simeone como ejemplo de esa autoridad:“Tiene las ideas muy claras, y una pasión absoluta por lo que hace. Es el que más rendimiento saca a una plantilla sin las estrellas de sus rivales en semifinales, y tiene un manejo excepcional de los mensajes: habla de valores y comportamientos”.

El hecho de manejar a un grupo sin grandes estrellas mediáticas es, para Mateo, un punto a favor de Simeone a la hora de ganarse la confianza de los jugadores, como también lo es haber sido una referencia, como futbolista, en ese mismo club. Lo mismo le ocurre a Zinedine Zidane, entrenador del Real Madrid, figura emblemática de este club, lo que le permite conocer sus peculiaridades: “Es un club que suele ahogar a los entrenadores, lo que les impide desarrollar sus capacidades”, explica Juan Mateo. “Conoce el Real Madrid, es un hombre educado y tiene buena imagen. Pero todavía hay que comprobar su liderazgo real, si va a ser capaz de cambiar a ciertos jugadores, o cómo reaccionará cuando vengan situaciones negativas… El liderazgo no solo es saber de fútbol, sino obtener resultados”, señala el consultor.

Guardiola es “metódico, obsesivo y pasional"

El 60% de la productividad de una organización se atribuye al líder, a su capacidad de motivación y de empatía con el equipo. El éxito en el fútbol también se puede atribuir en este mismo porcentaje al entrenador, “a cómo plantea el partido, a la orientación a la tarea y a la persona”, explica Juan Carlos Cubeiro, responsable de talento de Manpower Group. En este sentido, destaca que la labor de Pellegrini se dirige más a las tareas que a las personas, y en el caso de Zidane es al revés. Porque el preparador del Manchester City apuesta por el talento individual en su habilidad para mover las piezas. “Es un ingeniero, que dentro de su frialdad sabe dirigir pero que no ha sabido impactar”, explica Cubeiro. Y añade el profesor del IESE que el chileno “siempre garantiza unos mínimos y es un buen embajador del club para el que trabaja, además de ser reflexivo, lógico y de buenos modales”.

El liderazgo de Pep Guardiola, apuntan los expertos, viene marcado todavía por sus éxitos en el Fútbol Club Barcelona. En opinión de Santiago Álvarez de Mon, es “metódico, obsesivo y pasional, que ha conseguido grandes éxitos con un gran equipo, ahora está por ver todavía como gestiona equipos sin grandes estrellas”.