Tecnología

Emprender de la mano de un gigante

PlanetUs, Carriots y TranserMobile son las empresas tecnológicas aceleradas por Orange

Abono transporte mediante aplicación móvil de TranserMobile.
Abono transporte mediante aplicación móvil de TranserMobile.

Emprender en nuestro país sigue siendo para valientes, pero en ocasiones esa valentía se hace más llevadera cuando se cuenta con apoyos, más aún si se trata de los de una gran empresa del sector. Esto es lo que les ha pasado a tres pequeñas empresas españolas que han logrado hacerse con el respaldo de Orange. Esta compañía eligió a finales de 2015 las primeras tres startups en España que se iban a beneficiar de su programa internacional de innovación abierta y emprendimiento digital Orange Fab.

Se trata de TranserMobile –convierten el móvil en tarjeta de transporte–, Carriots –una plataforma en la nube para el desarrollo del internet de las cosas– y PlanetUs –dispositivos ponibles de eCall basados en geolocalización–.

Durante tres meses de aceleración, Orange les ha diseñado “un programa personalizado que ha incluido jornadas intensivas en aspectos técnicos, de diseño, marketing y negocio, y sesiones de mentoring con ejecutivos de la compañía y otras personas clave en el entorno del emprendimiento español”, explica Nardjesse Miloudi, responsable Orange Fab España.

Además, de la mano de la operadora han acudido a foros internacionales para exponer sus productos, tener más visibilidad y encontrar socios. Así, estuvieron presentes en el último Mobile World Congress de Barcelona.

  • Ayuda en accidentes

PlanetUS se creó hace solo dos años y todavía está pendiente de lanzar su producto, “antes de este verano”, asegura David García, responsable de desarrollo de negocio.

La compañía nació cuando Víctor, hijo de Javier Alemán, uno de los cuatro socios fundadores, estuvo perdido durante casi una hora en un centro comercial. Se dieron cuenta de que no existía ningún dispositivo capaz de avisar si ocurría cualquier cosa: un accidente, una caída en una bici o piscina y que, al mismo tiempo, permitiera que el niño pudiera avisarles si les necesitaba.

Pronto vieron que esa idea también podría servir para personas con deterioro cognitivo, mascotas o para proteger artículos de valor, por ejemplo bicicletas. Tanto es así que el primer producto que van a lanzar no es la pulsera para niños, sino precisamente un dispositivo para los usuarios de la bicicleta que avisa a allegados sobre una caída del ciclista o un posible robo. “Acudimos a la Eurobike, la mayor feria europea del sector, y vimos que había gran interés por nuestro producto. De ahí salimos con preórdenes de distribuidores de Francia, Alemania o Sudáfrica”.

Con un capital inicial de 300.000 euros entre fondos propios, la ayuda de la Empresa Nacional de la Innovación (Enisa), dependiente del Ministerio de Industria, y un pequeño crédito del banco Sabadell, prevén entrar en breve en una ronda de financiación para desarrollar su expansión.
Internet de las cosas

  • Internet de las cosas

En cuanto a Carriots, con sus servicios a empresas para desarrollar proyectos del internet de las cosas, están en activo desde hace unos cuatro años. En la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, por ejemplo, se puede ver cómo sus desarrollos de software ya se aplican a la gestión del riego, el alumbrado o el aparcamiento.

Con clientes tanto en España como fuera, buscan “revolucionar el sector, ya que nuestra tecnología facilita que otras empresas desarrollen de forma muy fácil productos nuevos gracias a las soluciones que ya tenemos diseñadas”, explica Miguel Castillo, consejero delegado de la compañía.

Carriots, que actualmente tiene 27 personas en plantilla, contó en sus comienzos con el apoyo del fondo de capital riesgo Vento, participado por el grupo Suez y el CDTI, “esencial para afianzar nuestro desarrollo de producto”. Su reto, ser capaces de seguir creciendo y para ello, asegura Castillo, está siendo esencial “ir de la mano de Orange en busca de clientes comerciales y nuevos sectores”.

  • Abono transporte

TranserMobile, por su parte, posibilita que el móvil pueda ser utilizado como sustituto del abono de transporte gracias a la tecnología NFC (Near Field Communication), “algo que en países como Japón es habitual, pero que no se aplica en Occidente”, asegura su consejero delegado, Pedro Alonso. “En 2008, ya decíamos que éramos capaces de hacerlo, pero nadie nos entendía”. En 2010 llegó la primera prueba piloto con 100 móviles, pero en aquellos aparatos no se podía instalar la aplicación de mensajería WhatsApp, lo que, según Alonso, hizo fracasar el primer proyecto. Hoy no existe ese problema ya que el chip NFC se incluye en casi todos los móviles inteligentes.

Los años de esfuerzo ya han empezado a dar sus primeros frutos y actualmente los usuarios ya pueden adquirir sus títulos de transporte tanto en Valencia (mediante los tres principales operadores móviles) como en Málaga (solo con Orange).