Spain Investors Day | Previsiones

¿Qué ocurriría si Podemos llega al Gobierno?

El sector financiero y el eléctrico serían los más perjudicados dentro de un entorno estresante para todo el mercado.

Electorado de Podemos celebra en Madrid el resultado de los últimos comicios, el 20 de diciembre de 2015.
Electorado de Podemos celebra en Madrid el resultado de los últimos comicios, el 20 de diciembre de 2015. Efe

Desde el 20 de diciembre, día de las últimas elecciones generales, ya han transcurrido más de tres meses. Un periodo de tiempo en el que los dimes y diretes de los cuatro partidos más votados no han conseguido formar un nuevo Ejecutivo.

Tras las últimas reuniones, el PSOE ha descartado una alianza con PP y Podemos, y dado por hecho que habrá nuevas elecciones. Mientras tanto, Pablo Iglesias ha instado a Pedro Sánchez a rectificar y romper con Ciudadanos. Así que las desavenencias continúan.

¿Pero qué ocurriría si finalmente Podemos consigue llegar al poder? ¿Cómo se comportarían los mercados? ¿Y qué pasaría si, como todo parece indicar, se celebraran nuevos comicios?

Las opiniones de los analistas están enfrentadas. Algunos, como Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, creen que el conjunto de valores cotizados sufriría bastante en el caso de que Podemos formase Gobierno. “Los bancos y los sectores regulados, como las eléctricas, estarían probablemente entre los valores a los que más se penalizaría, pero en general, sería perjudicial para todos los títulos. Además, es previsible que la inversión extranjera se resentiría notablemente”, afirma.

Una nueva cita electoral crearía una gran tensión, que se acrecentaría si se repitiera el resultado de diciembre

Otros, por el contrario, consideran que la situación actual no cambiaría. “La llegada al poder de un partido político como Podemos parece, por el momento, no preocupar a los mercados. Durante los últimos años hemos asistido a movimientos similares en Italia y Grecia y, en ambos casos, la dependencia de la Unión Europea hace que el ámbito de actuación de este tipo de partidos sea bastante limitado”, explica el analista de XTB, Javier Urones.

En cuanto a las opiniones sobre los efectos de la situación actual, en la que el país se encuentra con un Gobierno en funciones, tampoco hay consenso. Juan Gómez Bada, asesor financiero de Avantage Capital, considera que actualmente la falta de Ejecutivo no es muy grave, pero señala que si esta situación se hubiese dado en 2011 o 2012 habría sido muy perjudicial. Urones cree que “sería injustificado relacionar la caída del Ibex 35 con el escenario de incertidumbre política que vive nuestro país”.

Por el contrario, Araceli de Frutos, directora de la eafi homónima, observa que la incertidumbre en la que se ve inmersa el país sí está pasando factura. “Si ahora no baja el mercado es porque esta situación ya estaba prevista y, por tanto, ya se había descontado la caída. El año pasado, cuando el Euro Stoxx descendía un 2%, el Ibex lo hacía en un 8%”, precisa.

“Pero aun así, los grandes fondos de inversión están descartando a España frente a otros países pese a que tenemos un buen tejido empresarial y empresas que pueden resultar atractivas. El dinero es miedoso y dada la situación actual de los mercados, y con los distintos problemas que envuelven al país, evidentemente los inversores huyen”, sostiene.

“Sea del color que sea, la mera formación de Gobierno sería buena noticia, ya que atraería la confianza de inversores y consumidores”, opina Javier Flores, responsable de análisis de Asinver (Asociación Europea de Inversores Profesionales). Para Flores, el peor escenario sería unas nuevas elecciones, “ya que produciría un gran estrés”.

Opinión que comparte Juan Gómez Bada, asesor financiero de la firma Avantage Capital. “Para el mercado, lo peor que podría pasar sería la convocatoria de unas nuevas elecciones. Con los últimos resultados es muy difícil que se pudieran aprobar medidas perjudiciales y la Constitución, al haber una mayoría en el Senado, tampoco podría cambiarse, lo que al final traería tranquilidad a la Bolsa”, reflexiona el asesor.

Juicio contrario al de Araceli de Frutos, quien afirma que unos nuevos comicios serían la mejor opción. “La situación parece haberse clarificado, todos los representantes han ido enseñando sus cartas… Lo malo sería que el resultado fuese el mismo. En ese caso, sí que sería un desastre. Pero con la situación actual, no solo existe la problemática de conseguir formar un Gobierno, sino de que ese Ejecutivo sea capaz de gobernar. De nada sirve investir a un presidente si luego las medidas no se van a poder llevar a cabo porque no existen puntos en común, salvo ir en contra del que ha ganado las elecciones”, insiste.

En lo que sí hay consenso es sobre los sectores que se verían más damnificados en el caso de que el partido de Iglesias consiguiese su propósito de formar Gobierno con el PSOE. Los sectores más regulados, en el que están inmersas las eléctricas, el financiero (incluyendo a las aseguradoras y a BME), las constructoras y el turismo serían los más perjudicados.