La agencia de viajes se hunde un 82% desde su debut

Las turbulencias en Bolsa de eDreams duran ya dos años

Javier Pérez Tenessa en la salida a Bolsa de eDreams en abril de 2014.
Javier Pérez Tenessa en la salida a Bolsa de eDreams en abril de 2014.

La agencia de viajes online eDreams celebra hoy su segundo aniversario en Bolsa. La compañía, que ayer cerró la sesión en los 1,8 euros por acción, debutó un día como hoy en el parqué tras fijar un precio de estreno de 10,25 euros por acción, por encima de la horquilla prevista inicialmente por los bancos colocadores.

Una decisión que a tenor de la evolución de sus títulos y la opinión de los analistas, no fue la mejor opción, si bien desde la empresa mantienen que “no salimos caros. En el momento estaba bien valorado, pero tras la salida a Bolsa se materializaron una serie de eventos que son riesgos para cualquier compañía que opere por internet, como el cambio del algoritmo de Google”, reconoce David Elizaga, director financiero de eDreams.

Desde entonces la compañía acumula un desplome del 82,44% y su capitalización ha pasado de los 1.075 millones de euros a los 189 millones. Un comportamiento similar al que ha registrado en el parqué, en este caso de Suiza, uno de sus principales competidores, Lastminute, conocido hasta el año pasado como Bravofly Rumbo, que se estrenó justo una semana después y que retrocede un 79% desde entonces.

Elizaga afirma que la historia en Bolsa de eDreams es “un cuento de dos mitades y que la segunda parte [el ejercicio fiscal 2015-2016 –sus cuentas van de abril a marzo–] ha sido muy buen año en cuanto a los resultados de la compañía”. En los nueve primeros meses, la plataforma logró un beneficio neto de 6,5 millones, alejándose de las pérdidas de 7,5 millones del mismo periodo de un año antes, mientras que su margen sobre ingresos creció un 6%.

El ejecutivo califica de “tropiezo significativo” acontecimientos como el cambio de algoritmo de Google –y su pulso con Iberia y British Airways, que a punto estuvieron de dejar de vender sus billetes en la plataforma–, y afirma que tras esto “los inversores tardan un tiempo en recuperar la confianza en la compañía”. Con todo, reclama tiempo para que los inversores entiendan a las compañías de internet.

Por el momento, eDreams cuenta con el apoyo de los analistas, que fijan un precio objetivo para los próximos 12 meses de 3,07 euros, lo que le otorga un potencial alcista del 69,4% sobre su actual cotización. Según el consenso recopilado por Bloomberg, el 62,5% de las firmas de análisis recomiendan comprar sus acciones, frente al 25% que aconseja su venta.

eDreams revisó al alza en febrero sus estimaciones para cierre de año, en el que prevé alcanzar unas reservas de entre 10,3 y 10,6 millones y elevar el margen de ingresos a hasta 455 millones. Un cambio que fue recibido con agrado por el mercado junto con las cuentas, que mejoraron las recomendaciones.

A la espera de unos resultados que hará públicos en junio, la compañía que opera bajo las marcas eDreams, Go Voyages, Opodo, Travellink y Liligo en 44 mercados, sigue avanzando en su proceso de transformación en busca de una diversificación de los ingresos fuera de sus mercados tradicionales –Italia, España y Francia–, que se vio impulsado por la salida de Javier Pérez-Tenessa de su dirección en febrero de 2015.

El fundador de eDreams dejó paso a Dana Dunne, que tomó entonces el cargo de consejero delegado. Un cambio, que en palabras del director financiero motivó “un mayor dinamismo dentro del equipo”.

Un cambio de estrategia que se produce en un sector en continuo proceso de consolidación y donde gigantes como Expedia entran en nuevos mercados a golpe de talonario, las aerolíneas y hoteleras impulsan sus canales de venta directa y la competencia del sector es creciente.

El papel de Permira y Ardian en su accionariado

El cambio de rumbo de eDreams y la renovación que supuso la llegada de Dunne y otros ejecutivos a sus mandos estuvieron respaldados por sus accionistas de referencia, las firmas de capital riesgo Permira y Ardian, que controlan un 30,5% y un 19%, respectivamente.

Ambas fueron las impulsoras de su debut en el parqué a través de una colocación que se tramitó y aprobó bajo normativa de Luxemburgo. eDreams colocó en inversores institucionales el 35,9% de su capital social realizar una ampliación de capital por importe de 50 millones destinada a amortizar parte de su deuda, que a diciembre de 2015 ascendía a 399,5 millones.

El fondo de capital riesgo británico Permira vuelve a estar en el foco de interés del mercado tras anunciar su intención de sacar a Bolsa la empresa de comida a domicilio Telepizza, de la que controla un 51% junto a Carbal, sociedad controlada por la familia Ballvé. Así, la compañía ha comunicado su intención de captar entre 500 y 600 millones a través de una ampliación de capital y una colocación de acciones por parte de sus actuales inversores.

En el caso de Cortefiel, Permira comparte el capital de la empresa junto a PAI Partners y CVC, que desembolsaron 1.440 millones por ella para excluirla de Bolsa. Por el momento, las tres sociedades han contratado a Golman para estudiar su posible salida del capital, bien a través de una colocación en el parqué o mediante su venta a un tercero.

Ardian, la firma de capital riesgo de Axa, tiene participaciones en el gestor de aparcamientos Empark y en CLH.