El grupo ve viable la entrada de un socio en su capital

El laboratorio Juste abrirá una nueva planta de producción

El grupo Juste se encuentra en pleno plan estratégico de transformación, por el que abrirá una fábrica adicional y crecerá en nuevos mercados internacionales

Inés Juste, presidenta del grupo Juste, este miércoles durante un encuentro organizado por Esade y Deloitte.
Inés Juste, presidenta del grupo Juste, este miércoles durante un encuentro organizado por Esade y Deloitte.

El grupo Juste ha puesto en marcha un nuevo plan estratégico llamado Misión 22, denominado así porque en 2022 se cumplirá el centenario de la fundación del laboratorio farmacéutico. Este proyecto busca la transformación de la compañía, según avanzó ayer Inés Juste, presidenta del grupo Juste, en un encuentro organizado por Esade y Deloitte dentro del ciclo La empresa familiar del siglo XXI: retos y oportunidades.

“A la empresa familiar le falta ambición por crecer”

Inés Juste, presidenta del grupo Juste desde 2011, reveló ayer en el encuentro organizado por Esade y Deloitte cómo fue el relevo familiar en su empresa. Fallecido prematuramente su padre, Rafael Juste, la familia eligió a Inés, la pequeña entre tres hermanos, como sucesora en la presidencia en 2011. Formada en Economía en España y Alemania, con un máster, anteriormente ella había trabajado en otras compañías, dejado todo para ser voluntaria en Perú y después viajado a Angola acompañando a su marido como directivo de Acción contra el Hambre... unas vivencias que le dieron perspectivas más allá de la empresa familiar. Pero en 2003 decidió volver a Juste con la condición de “empezar desde abajo, en el departamento de operaciones y logística”, explicó.

“Desde 2004 comenzamos a trabajar en el proceso de sucesión para lo que buscamos asesoramiento en una asociación de empresa familiar y en un profesor en el que teníamos confianza”, relató. Desde que asumió la presidencia, contó que tuvo la intuición de que debía actuar de forma muy rápida ante la reestructuración, de gran magnitud, de la empresa. Lo que sí recomendó es que todo el proceso de sucesión se haga “con mucho tiempo” para que permita a las dos generaciones trabajar conjuntamente.

La directiva, además, señaló que, en su caso, la elaboración de un protocolo familiar ayudó a los miembros de la familia a comunicarse en una empresa creada por su bisabuelo: “Aprendimos a sentarnos en una mesa y a abordar temas de los que antes no habíamos hablado. Al final del proceso, nos dimos cuenta que los lazos que nos unían eran mucho más fuertes”.

Otra de las claves que la presidenta impone a su empresa es la necesidad de la “innovación constante” para lanzar nuevos productos.

La directiva expuso que los planes de la compañía pasan por abrir, dentro de Misión 22, una nueva planta de producción que se una a su fábrica histórica de Coslada (Madrid). “Actualmente estamos en la búsqueda de localización”, reconoció.

Además, señaló que dentro de sus objetivos está abrir nuevos mercados, tanto en ventas en el exterior como nuevas filiales en puntos como Asia, África y Oriente Medio. Por ejemplo, en Japón, ya se encuentra en negociaciones para contar con presencia del grupo madrileño. Actualmente ya exportan a 30 países, con un fuerte presencia en Latinoamérica desde los años ochenta.

Otro de los ejes del plan estratégico es sumar productos innovadores a su cartera de fármacos, para lo que buscarán colaboraciones con otras compañías farmacéuticas. El objetivo es potenciar la firma de acuerdos de licencia con empresas extranjeras para vender en España productos sanitarios para necesidades terapéuticas no cubiertas. Juste ya tiene experiencia de este tipo de alianzas junto a grandes multinacionales como Lilly, Novartis, Menarini, Abbott, Janssen, GSK, Pfizer o Bayer.

“Hemos renunciado a facturación actual para dedicarnos a crecer en nichos de mercado y en apostar por la internacionalización”, apuntó Juste en el encuentro celebrado en Esade.

Inés Juste, presidenta desde 2011 tras suceder a su padre, pertenece a la cuarta generación de esta empresa familiar, cuyo capital permanece totalmente en manos de la familia, concretamente repartido entre sus dos hermanos, su madre y su tía.

Cuestionada sobre si concibe la entrada de algún inversor externo en el capital, como un fondo o una firma de capital riesgo que aporte músculo financiero al plan de crecimiento, prácticamente lo dio por descartado debido a las dificultades de salida de este tipo de sociedades a medio plazo. Sin embargo, no desechó otro tipo de alianzas. “Sí creo viable la entrada de un accionista de una empresa familiar que nos complemente, por ejemplo, un socio industrial. Estamos valorando esa posibilidad”, adelantó. De hecho, confesó que han recibido todo tipo de llamadas de firmas interesadas en la compañía, aunque descarta cualquier alianza con un ánimo puramente especulativo.

El grupo se divide actualmente en dos grandes divisiones. Por un lado, Justesa Imagen es una compañía química dedicada a la investigación, desarrollo y producción de principios activos farmacéuticos, que destaca por su especialización en medios de contraste radiológicos, donde son líderes mundiales en algunas de estas especialidades. Esta división facturó 23,3 millones en 2014, según las últimas cuentas presentadas en el registro

Por otro lado, Juste Farma está especializada en poner en el mercado innovaciones terapéuticas para el sistema nervioso central, radiología, ginecología y atención primaria.