Francia, sin embargo, sigue siendo el primer mercado
Envases de productos homeopáticos.
Envases de productos homeopáticos.

La homeopatía del laboratorio Boiron desencanta a Europa

La venta del gigante francés cae un 15% en el Viejo Continente y se dispara en EE UU

Hablar de homeopatía provoca inmediata polémica. Los seguidores, entre los que se incluyen incluso profesionales sanitarios, defienden las supuestas bondades de estos productos sanitarios (que no fármacos). Los detractores dejan claro que no hay avales científicos que demuestren sus beneficios. De momento, la sociedad europea parece que ha frenado la confianza en estos remedios, al menos en lo que respecta al gigante de este sector, el laboratorio francés Boiron.

 El año 2015 no fue un buen ejercicio de ventas para esta multinacional gala, asociada entre el consumidor con los remedios naturales, en el Viejo Continente. Excluyendo a Francia, su principal mercado, sus ventas cayeron un 15,7% en Europa, hasta unos ingresos de 167 millones de euros, según las cifras oficiales de esta empresa cotizada.

La polémica por esta práctica profesional

La Universidad de Barcelona (UB) impartirá este curso, por última vez, su máster en Medicina Homeopática, ante las “dudas sobre la base científica de la Homeopatía”, declaró su vicerrector de Política Académica, Gaspar Roselló, en marzo. Se trata de una especialización que se cursa a través del Instituto de Formación Continua IL3, reconocida como máster propio y no oficial, y con un precio que roza los 7.000 euros. Los 20 alumnos matriculados en la actualidad en este programa (que comenzó en 2014) serán los que pongan punto y final a ese posgrado. A su vez, el Colegio de Médicos de Barcelona también decidió cancelar paralelamente sus estudios de homeopatía, una debate que ha surgido en muchos colegios médicos ante la falta de base científica de la práctica, pero que cuenta con multitud de adeptos entre la profesión médica y pacientes.

A nivel global, el grupo cedió un 0,5% en sus ventas, que se quedaron en 607 millones. Solo dos mercados, Estados Unidos y Francia, aguantaron las cifras para este gigante de los productos sanitarios, tan grande como algunas compañías farmacéuticas multinacionales de origen español como Almirall o Esteve.

En Francia, que aporta más de la mitad del negocio, la cifra de ventas llegó hasta los 361 millones, un 5,2% más que el año anterior, demostrando la buena salud de este tipo de productos en el país originario del laboratorio. Esta empresa nació en 1967 como fusión de anteriores farmacéuticas, dando lugar Boiron, con sede en Lyon.

Norte América es el otro gran mercado en auge para la compañía. El pasado año creció un 20% su cifra de negocio, reforzada por la fortaleza del dólar frente al euro, y supuso una caja de 63,8 millones, frente a los 52 millones de 2014.

Estos artículos se venden en farmacias como productos sanitarios, pero no como fármacos, ya que las agencias del medicamento no lo consideran como un medicamento convencional. Las soluciones homeopáticas no presentan las diferentes fases de ensayos clínicos con pacientes, que duran años, y que comparan además la efectividad frente al placebo en estudios llamados de doble ciego. Comúnmente estos fármacos se administran en gotas o en pequeñas píldoras, que se deshacen bajo la lengua, y que básicamente están compuestas de sacarosa donde se ha diluido infinitesimalmente una sustancia en agua.

Boiron está controlada en un 74% entre los herederos de la familia Boiron y su acción cotiza en el entorno de los 71,4 euros. El máximo en los últimos 12 meses lo marcó en mayo, cuando llegó a los 75,30 euros por título. Su valor bursátil ronda actualmente los 1.390 millones. Para 2016, los analistas estiman unos ingresos crecientes, de 630 millones, según recoge Bloomberg, con un beneficio neto de 84,9 millones, frente a los 73 de 2015.