Asume conflictividad legal en torno a los contratos hipotecarios

Oliu incide en que la banca debe adaptar su política comercial a los tipos bajos

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha insistido ante la junta de accionistas en que el nuevo escenario es de tipos bajos a medio plazo y es necesario adaptarse al medio

Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell, en la convención de directivos
Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell, en la convención de directivos

Horas después de admitir ante la prensa que el euríbor negativo podría llevar a la banca a tener que pagar por las hipotecas que ha concedido, el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha insistido este jueves ante la junta de accionistas de la entidad la necesidad de que el sector financiero se adapte a esta coyuntura inédita.

“Nunca habíamos previsto tipos de interés negativos, ni nuestras relaciones contractuales están preparadas ni fueron pensadas para el escenario en el que estamos entrando”, admitió desde el evento celebrado en Fira de Sabadell (Barcelona).

“Esto desincentiva el ahorro, genera dificultades legales de interpretación de contratos y pone presión sobre los márgenes de los bancos”, expuso. “Con todo, no esperamos un cambio de tendencia en un período corto de tiempo y, por tanto, los bancos deberán adaptar sus políticas comerciales de diferenciales y de referencias en función del nuevo escenario”, remachó.

Un día antes, Oliu ya defendió la necesidad de sentarse a negociar con los clientes dado que como los contratos hipotecarios antiguos no contemplaban la posibilidad de un euríbor negativo, incluso podría llegar a darse la situación de que los hipotecados devuelvan a l banco menos dinero del que pidieron.

La postura contrasta con otras posturas más beligerantes del sector, como la de Bankinter, que no quiere ni oir hablar de intereses negativos, o la de la CECA, que apunta a que jurídicamente no es posible que una entidad pague por prestar.

“Estamos en un momento en que la máxima preocupación de la banca es si tendrá que pagar por dar hipotecas”, resumió este jueves el presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, sobre las facilidades de financiación que están encontrando sus clientes para hacerse con los inmuebles del banco malo.

Oliu advirtió en todo caso que las políticas de tipos bajos del Banco Central Europeo no durarán para siempre y que “está por ver si tales medidas, que pretenden el despegue de la inversión productiva y del consumo, se asientan en la economía hasta generar tasas de inflación positivas”. De cara al fin de estos estímulos, en todo caso, Oliu abogaba un día antes por apostar por las hipotecas a tipo fijo.

Durante su discurso ante los accionistas, entre los que se encontraba el mayor de ellos, el magnate colombiano Jaime Gilinski, Oliu aprovechó para remarcar la necesidad que tiene España de llevar a cabo reformas adicionales para ganar competitividad y acabar con la lastra que supone el paro.

Acelerar el crecimiento de TSB

Por su parte, el consejero delegado de la entidad, Jaime Guardiola, aprovechó su intervención para destacar los logros económicos de la entidad, que ganó 708 millones de euros en 2015, un 90,6% más que en el ejercicio anterior gracias a la adquisición del banco británico TSB. Guardiola hizo hincapié en la importancia que ha tomado la expansión internacional de Sabadell con esta operación y avanzó parte de sus planes.

“Nuestra estrategia para el TSB es acelerar su crecimiento, mediante tres palancas con las que el Sabadell es una entidad de referencia”, avanzó, para citar “la migración a la plataforma informática del banco y la obtención de sinergias de costes, la mejora de la oferta de productos y el desarrollo de la banca de empresas”.