Tu Trato trae a España el modelo de las mercancías en depósito

¿Quiere vender la vieja lámpara de papá? Déjemelo a mí

Una franquicia vende y alquila muebles, cuadros y artículos de decoración de segunda mano.

Abrir un local requiere una inversión inicial de 9.000 euros y una mensualidad de entre 200 y 300 euros por servicios web.

Otilia Martínez Almeida, propietaria de la tienda Tu Trato, situada en la calle Baeza de Madrid.
Otilia Martínez Almeida, propietaria de la tienda Tu Trato, situada en la calle Baeza de Madrid.

Cruzar la puerta de Tu Trato es viajar al pasado. Muebles, lámparas, juegos de café, porcelanas…, piezas de segunda mano dignas de colección. De hecho, muchas de ellas son adquiridas por anticuarios que luego las revenden a terceros.

La primera tienda abrió en 2012, en la calle Baeza de Madrid, de la mano de Antonio Valdés, quien hasta ese momento se había dedicado al mundo financiero. “Tenía muchas ganas de emprender, me gustaba comprar muebles y luego de observar el mercado, decidí unir dos modelos de negocio. Por un lado, el de las mercancías en depósito, que funciona muy bien en Francia y, por otro, el de las tiendas de artículos en alquiler, que triunfan en Inglaterra”, cuenta Valdés.

El sistema es sencillo. Primero, una persona deja en depósito un objeto. Más tarde, este se vende o se alquila. Una vez adquirido por un tercero, una tabla de porcentajes, que varían según el valor del artículo, determina qué cuantía recae en el propietario de la tienda.

Para menos de 100 euros, el dueño se queda con el 50% del beneficio; hasta 750 euros, con el 40%. Si su valor está entre 750 euros y 1.250, el porcentaje para él será del 30%, y si pasa de 1.250 se quedará con el 25%. En el caso de alquileres, si es para usar el objeto durante más de una semana, el 20% de su valor va a parar al propietario.

El precio del artículo es fijado por el depositario, siempre con la asesoría de la tienda. “Acordamos un precio máximo y un precio mínimo. De este modo, si va pasando el tiempo y no se vende, vamos bajando el precio. Si pasados seis meses el artículo no se ha vendido se devuelve a su dueño”, explica Valdés.

¿Quiere vender la vieja lámpara de papá? Déjemelo a mí

El modelo de negocio ha funcionado tan bien que actualmente está en proceso de franquiciado. El coste inicial para montar una tienda Tu Trato es de 9.000 euros, a los que se suma una mensualidad de entre 200 y 300 euros por concepto de página web, tienda electrónica y gestión de la misma, que incluye, entre otros servicios, un acuerdo con una empresa transportista.

“Cuando una persona decide abrir una tienda Tu Trato, les asesoramos y les formamos. Lo más importante es que aprendan a fijar el precio correcto por cada artículo. Además, les ayudamos a escoger local y a gestionar la tienda virtual, ya que gracias a ello su negocio local se convierte en nacional y es importante saber sacarle partido”, señala Valdés. 

 

Tu Trato de Clara del Rey

¿Quiere vender la vieja lámpara de papá? Déjemelo a mí

Otilia Martínez-Almeida abrió la primera tienda franquiciada en 2014. Otilia comenzó en el mundo del interiorismo en el estudio del diseñador de interiores Javier Muñoz, donde adquirió los conocimientos para poder desempeñarse en su siguiente empleo: compradora en Asia para un mayorista de decoración. Su amor por los muebles, los objetos de decoración y las piezas únicas se refleja en su local.

“Se trataba de un buen momento para abrir una tienda de estas características. Con la crisis, la gente opta por casas más pequeñas y cuando, por ejemplo, fallecen los padres y la casa familiar se vende, los hijos no tienen espacio para albergar las piezas de su antiguo hogar”, comenta Martínez-Almeida, que abrió el local cerca de la calle Clara del Rey de Madrid.

Sus principales clientes son jóvenes que durante su infancia no tuvieron piezas clásicas y que al independizarse deciden mezclar lo nuevo con lo antiguo. Pero también anticuarios que acuden a su espacio cada dos semanas en busca de piezas que en ocasiones restauran. “Son clientes que vienen por piezas específicas que ya tienen en mente. Cuando salen de mi tienda ya lo tienen vendido a un tercero”, afirma la propietaria. Entre sus grandes compradores figuran también productoras de películas y series y decoradores jóvenes.

La tienda factura entre 35.000 y 40.000 euros al año. Sin embargo, para Otilia, lo mejor de su negocio es la gente que la visita. “Tengo un cliente que produce aceite y, además, es mi vecino. Cada vez que gana algún premio me baja un poco de pan y tomate. Otra clienta asidua me llama cada vez que ve una de mis piezas en la tele. El otro día me llamó porque había visto un banco en la serie de Televisión Española 8 hermanas”, cuenta Martínez-Almeida.

Sus vecinos también le sirven de mucha ayuda. “El propietario de una tienda cercana es especialista en porcelana y me enseña a tasar las piezas que me van llegando. Lo mismo ocurre con otro que es especialista en monedas. Un amigo marchante de arte me asesora con las obras pictóricas. El contacto humano es lo más importante”, remarca.

Las redes sociales son una de las patas de su negocio. Después de observar a grandes del sector como Ikea, Otilia ha seguido sus prácticas: publica tres fotos diarias, una a primera hora de la mañana, otra por la tarde y la última, cuando cae la noche; contesta a la gente, que suele preguntarle por algún objeto. También utiliza la red social para hacerse publicidad, lo que con una pequeña inversión le permite llegar a mucha gente. Con estas prácticas, Facebook supone el 20% de la facturación total de su negocio, una cifra nada desdeñable.

También se sirve de la aplicación española Wallapop. “Suelo anunciar ahí unos 200 objetos. La porcelana funciona muy bien en este canal, también las piezas vintage, nunca objetos muy caros, pero una vez que los compradores acuden a la tienda vuelven por más artículos”, asegura Martínez-Almeida.

Antes de verano, quiere dar el salto a Amazon y eBay, un paso que hará crecer su negocio y que dará a conocer aún más su tienda de 350 metros cuadrados ubicada en la calle Oviedo nº 3.

Normas