Compartir una captura de pantalla de Snapchat es delito en Reino Unido

Compartir una captura de pantalla de Snapchat es delito en Reino Unido

Snapchat es una de las varias aplicaciones de moda entre los adolescentes, y mezcla el concepto de plataforma de comunicación instantánea y el de red social con el atractivo de que las publicaciones de sus usuarios tienen 'fecha de caducidad'. Además de los usos normales, como es evidente, se ha convertido en la plataforma ideal para el 'sexting', que no es sino el intercambio de contenido multimedia de contenido sexual. Y el porqué lo justifica el punto anterior, y es que pasado un tiempo, el mensaje enviado desaparece y deja de existir, como ocurre en Telegram.

La cuestión es que los usuarios son alertados si el receptor de una fotografía o vídeo hace una 'captura de pantalla' para quedarse con el contenido y guardarlo en su dispositivo, pero aunque es notificado, no puede hacer nada al respecto. En este sentido, en Reino Unido se han mostrado preocupados, y Snapchat se ha planteado como importante punto de debate para el Ministerio de Cultura por los problemas legales que se pueden derivar de un mal uso de la plataforma. Tanto es así, que según Ed Vaizey es 'ilegal compartir sin consentimiento una captura de pantalla de los mensajes intercambiados', en tanto que la legislación en torno a los derechos de autor contempla este punto como una infracción de los mismos.

Otro tema que se ha abordado tiene que ver con el contenido de estos mensajes. Fotografías y vídeos privados, de corte sexual, están también contemplados por la legislación de Reino Unido, y compartir este tipo de contenidos sin consentimiento del sujeto fotografiado podría conllevar la pena de dos años de prisión. En este sentido, sin embargo, lo que preocupa especialmente es la dificultad para atajar este tipo de prácticas.

Tanto para iOS como para Android, de forma 'extraoficial' se pueden instalar modificaciones de la aplicación que permiten hacer capturas de pantalla del contenido sin que salte la notificación al emisor del mensaje. Y aunque Snapchat lanza constantes actualizaciones para evitar estos 'agujeros' de seguridad, también los desarrolladores ajenos actualizan sus modificaciones para seguir permitiendo que los usuarios 'roben' el material compartido a través de la plataforma.

Normas