La matriz acelera la segregación de activos esenciales

Telefónica transfiere a su filial Telxius cerca de 900 torres en Perú

El objetivo es monetizar activos no esenciales de la compañía

Sede de Telefónica Perú.
Sede de Telefónica Perú.

Telefónica va a transferir cerca de 900 torres de telefonía móvil en Perú a Telxius, la nueva filial de infraestructuras del grupo, que podría salir a Bolsa antes del verano. Con esta reestructuración, ya iniciada hace una semana con una operación similar en Telefónica Chile, la teleco busca monetizar activos no estratégicos para su negocio.

La semana pasada fue Chile. Ahora le ha tocado el turno a Perú. Telefónica acelera desde sus distintas unidades nacionales a Telxius, la nueva filial de infraestructuras globales que la teleco planea colocar en Bolsa.

En un hecho relevante remitido a la Bolsa de Lima, Telefónica del Perú señala que ha propuesto un proyecto de reorganización que incluye la transferencia de distintos activos a la nueva sociedad Towerco Latan Perú, perteneciente al grupo. Entre ellos destaca el traspaso de un bloque patrimonial compuesto por cerca de 900 torres de telefonía móvil, sus cimientos y lozas y demás activos y pasivos asociados.

Con el proyecto, que debe ser aprobado por las juntas de accionistas de Telefónica del Perú y Towerco (no debe haber problemas porque la operadora española es el socio mayoritario), la teleco busca monetizar un activo no estratégico para el negocio. También se busca fortalecer el flujo de caja libre de la compañía al transferir a precio de mercado, las acciones propiedad de Telefónica representativas del capital de la empresa a la que se transfieren los activos. Otro de los efectos favorables que persigue la operación es la obtención de liquidez para, en su caso, reducir las necesidades de financiación para las inversiones a llevar a cabo durante el 2016.

El caso chileno

Esta operación se produce unos días después de que se abordará otra importante reorganización de la compañía en Chile. En ese caso, se trataba de un proceso de división que consistía en la separación de ciertos activos no esenciales de soporte e infraestructuras. En concreto, a Telxius se le transfirieron 328 torres (entre pósters y mástiles) con un valor en libros de 7.853 millones de pesos chilenos, lo que representa el 0,56% del total de la compañía. La nueva filial de infraestructuras mantendrá, según explica el grupo, un 99,4% de los activos y la totalidad de las obligaciones financieras vigentes. De esta forma, Telefónica Chile deja de participar en el negocio de infraestructuras de torres. Actualmente, el 70% de las torres que usa para su operativa son arrendadas a empresas multinacionales. Esto permite a la compañía disminuir su inversión futura de despliegue comercial y focalizar su actividad en los negocios core de la empresa.

La operadora busca con estos movimientos optimizar y poner en valor la cartera de activos. “Telxius permitirá una gestión de las infraestructuras a nivel global, de una forma más especializada y focalizada, con el objetivo de incrementar los servicios prestados a otros operadores, mejorar la rentabilidad sobre el capital empleado y poder participar de manera más activa en las oportunidades de crecimiento existentes en el sector, incluyendo la posibilidad de incorporar activos de terceros”, apuntaba la compañía en una nota al crear la nueva filial el pasado febrero.

Se prevé que el total de los activos agrupados inicialmente en Telxius incluirán aproximadamente unas 15.000 torres de telecomunicaciones de Telefónica en España y otros países, como en este caso, Perú y Chile, así como la red internacional de 31.000 kilómetros de fibra óptica submarina del grupo.