La crisis y el rescate de Abengoa explicados en tan solo cinco gráficos

Abengoa sale del túnel. Los problemas arrancaron en noviembre de 2014 y se han llevado por en medio a la cúpula. El saneamiento ya está acordado y el grupo estrenará nuevos accionistas. En el Nasdaq, los ADS (títulos físicos que respaldan el depósito en un banco estadounidense de acciones extranjeras) de Abengoa suben un 5,6%.

  • abengoa
    1

    Abengoa, que llegó a valer más de 3.000 millones de euros y era una de las compañías emblemáticas del Ibex, hizo saltar las alarmas en noviembre de 2014, cuando se descubrió una fórmula poco ortodoxa de computar la deuda. Manuel Sánchez Ortega, el consejero delegado, salió en mayo de 2015  y fue reemplazado por Santiago Seage. Surgieron dudas sobre la liquidez de la compañía y las luces rojas se encendieron el 3 de agosto con el anuncio de una ampliación de capital por 650 millones. Esto desembocó, tras un frustrado rescate de Gonvarri, en la solicitud de preconcurso de acreedores el 25 de noviembre de 2015. 

  • abengoa
    2

    Abengoa, que llegó a valer más de 3.000 millones de euros y era una de las compañías emblemáticas del Ibex, hizo saltar las alarmas en noviembre de 2014, cuando se descubrió una fórmula poco ortodoxa de computar la deuda. Manuel Sánchez Ortega, el consejero delegado, salió en mayo de 2015 y fue reemplazado por Santiago Seage. Surgieron dudas sobre la liquidez de la compañía y las luces rojas se encendieron el 3 de agosto con el anuncio de una ampliación de capital por 650 millones. Esto desembocó, tras un frustrado rescate de Gonvarri, en la solicitud de preconcurso de acreedores el 25 de noviembre de 2015.

  • abengoa
    3Dueños de la deuda 

    La deuda corporativa de Abengoa –la que tiene el respaldo directo de la matriz– se situaba a finales de diciembre del año pasado en 9.400 millones de euros. De este importe, unos 3.800 millones pertenecen a deuda cotizada (bonos en manos de gestoras y aseguradoras, principalmente); otros 2.900 millones están en manos de entidades financieras, de los que alrededor de 900 son de bancos españoles; bancos públicos y agencias estatales para la promoción de la exportación suponen otros 1.400 millones. Por último, otros acreedores representan alrededor de 1.000 millones. 

  • abengoa
    4El colapso de la deuda 

    La deuda que vence el 31 de marzo cotiza con un descuento superior al 80%. Los problemas surgieron a la par que en las acciones, primero en noviembre de 2014; después en el verano de 2015, tras anunciar una ampliación de capital inesperada, y finalmente con el preconcurso de acreedores, que implica el impago de los vencimientos

  • abengoa
    5El nuevo reparto del capital 

    Este el reparto de cómo quedará la estructura de capital de Abengoa una vez reestructurada. El 55% de la compañía estará bajo el control de los que inyecten la nueva liquidez, esencialmente las gestoras dueñas de la deuda cotizada; el 35% será de los antiguos acreedores; el 5% de los que aporten avales nuevos; y el 5% restante, de los actuales accionistas, entre los que se incluyen los 50.000 minoristas e Inversión Corporativa. Esta  última es la sociedad controlada por los Benjumea que tiene el 51% de los derechos de voto de Abengoa aunque menos de los 19% del total de las acciones.  

  • 6¿Y ahora qué? 

    Abengoa ha salvado un punto de partido, pero el torneo aún no ha finalizado. La compañía ha  logrado el apoyo de acreedores con más del 75% de la deuda financiera para el contrato de espera (stand still). Ahora falta firmar el acuerdo definitivo.

    La empresa de un plazo de siete meses para conseguir la adhesión del 75%, pero dado que ya ha logrado ese porcentaje en el acuerdo de espera, no se prevén problemas para conseguirlo.

    Después, la empresa tendrá que convocar una junta de accionistas para su aprobación. Se empieza a ver la luz al final del túnel.