El selectivo se deja un 0,33%

La volatilidad en Wall Street lleva al Ibex a terreno negativo

Números.
Números. REUTERS

El Ibex ha vuelto hoy al mercado para tratar de consolidar los 9.000 puntos que había recuperado el pasado viernes. Tras comenzar a la baja una semana semifestiva, el selectivo ha buscado la remontando gracias al buen comportamiento que estaba experimentando el sector bancario, que parecía haber tomado el relevo del petróleo para determinar el rumbo de la Bolsa española. Sin embargo, no ha habido éxito para el Ibex, que finalmente ha cerrado en pérdidas tras haber divagado sin rumbo durante toda una jornada que apenas venía marcada por las referencias macroeconómicas.

La fortaleza sobrevenida del euro, los vaivenes en el precio del crudo, el retroceso de los mercados asiáticos y una apertura bajista en Wall Street han acabado frenando al selectivo, que se ha dejado un 0,33%, hasta los 9.021 puntos. Entre los farolillos rojos han destacado los valores ligados a las materias primas, con Técnicas Reunidas (-2,18%) o ArcelorMittal (-3,88%) al frente de las caídas. En el lado opuesto se han situado las compañías más defensivas, como Grifols (+1,26%) o Enagás (+1,06), además de Gas Natural (+1,68%), que anunció el pasado viernes un aumento del 10% en su dividendo, lo que la ha convertido hoy en el valor más alcista del selectivo.

En el Viejo Continente, algunos de los principales índices europeos han tratado de resistir evitando las caídas en los primeros compases de la sesión. Sin embargo, han acabado acompañando al Ibex y han vuelto a terreno negativo. “Los inversores ya saben que los bancos centrales van a seguir apoyando a los mercados financieros de forma directa”, señalan desde Link Securities, quienes apuntan que tras varias sesiones seguidas de alzas, era previsible que las Bolsas occidentales hicieran un alto en el camino para consolidar los avances.

Así, el Cac francés se ha dejado un 078%, el Dax alemán ha caído un 0,02% y el Footsie británico retrocedido un 0,08%. El único en librarse de la quema ha sido el Mib italiano (+0,46%), que ha avanzado levemente gracias al empuje de la banca del país. Pese a que a media sesión las entidades financieras han perdido fuelle, lo cierto es que los avances del índice italiano han venido de la mano de Banco Popolare y Banco Popolare di Milano, después de que los rumores sobre su posible fusión volvieran a reavivarse. De hecho, ambas entidades han llegado a situarse entre los valores con mejor desempeño en el Viejo Continente durante gran parte de la jornada, al igual que el sector bancario, que finalmente ha acabado teñido de rojo en Europa. Del mismo modo, el sector de recursos básicos y el sector de gas y petróleo han cerrado en terreno negativo debido a al descenso en el precio del crudo, pese a que finalmente ha acabado remontando. 

Y es que, después de haber alcanzado máximos anuales el pasado jueves llegando hasta los 41,54 dólares, el precio del barril de Brent se había vuelto a debilitar poniendo en peligro la barrera de los 41 dólares. Sin embargo, al cierre de los mercados, ha logrado escalar un 0,32%, hasta los 41,33 dólares. Por su parte, el barril West Texas, de referencia en EE UU, ha avanzado un 1,12%, hasta los 39,88 dólares, después de haber registrado una caída del 2,1% durante la sesión en sus mínimos intradía.

Estos vaivenes se han trasladado al otro lado del Atlántico, lo que se ha traducido en una apertura a la baja en Wall Street. No obstante, al cierre de los mercados europeos, el Dow Jones ha logrado recuperarse, anotándose un 0,07%, mientras que el Nasdaq ha subido un 0,02%. Por su parte, el S&P se dejaba un 0,06%. 

En el mercado de deuda, la estabilidad ha sido la principal protagonista, a diferencia de la volatilidad que ha imperado en la renta variable. La rentabilidad del bono español a 10 años se ha mantenido en el 1,44%, prácticamente igual que en la sesión del viernes, cuando se situó en el 1,43%. Por su parte, la prima de riesgo ha continuado en el mismo nivel, en torno a los 121 puntos básicos. 

En el mercado de divisas, el euro sigue anclado en los 1,12 dólares, aunque ha perdido posiciones frente al dólar al depreciarse un 0,16%. Hoy, Ebury ha revisado sus previsiones en torno a la moneda única a la vista de que el camino de subidas de tipos en EE UU será más lento de lo que se preveía. La institución especializada en intercambio de divisas, que había previsto que se alcanzara la paridad para el segundo trimestre de 2016, considera ahora que la depreciación del euro respecto al dólar será mucho más gradual de lo que se esperaba.