Aúna las ventajas del e-mail y la mensajería instantánea

Noysi o cómo optimizar el chat en el trabajo

Héctor Castillo, fundador y consejero delegado de Noysi.
Héctor Castillo, fundador y consejero delegado de Noysi.

Se puede ser músico, piloto de avión, programador y acabar apostando por una idea de negocio para llevarla hasta sus últimas consecuencias. Es la historia (muy resumida) de Héctor Castillo, fundador y consejero delegado de Noysi. Pero, ¿qué es Noysi? En pocas palabras se puede decir que es un whatsapp para empresas. Sí, esa aplicación para el móvil sin la que prácticamente nadie ya no puede vivir para comunicarse en tiempo real. Pues Noysi busca poner al servicio de las empresas todas las ventajas del chat, como son la inmediatez y continuidad, pero de forma mucho más segura para poder prescindir de una vez por todas del correo electrónico que, en opinión de Castillo, se está quedando obsoleto y hoy por hoy es un lastre.

"El e-mail es una herramienta que tiene 40 años. Igual que el e-mail supuso un avance frente al fax, Noysi supone un avance frente al e-mail. El chat está consolidándose como una forma de comunicación más efectiva y Noysi propone aplicar el chat a la comunicación interna de las empresas, eliminando así una parte importante de la cantidad de e-mails internos que se envían en las empresas y agilizando la toma de decisiones. En definitiva, ser más productivos", asegura Castillo.

No es que Noysi quiera enterrar el correo electrónico, dado que "es aún, sin duda, una herramienta útil para las empresas de cara a comunicarse con clientes y proveedores. Pero a nivel interno resultaría mucho más fácil, por ejemplo, ponerte al día cuando vuelves de vacaciones leyendo una conversación del departamento con todos los mensajes en una misma pantalla frente a tener que abrir y cerrar cientos de e-mails", sostiene.

Así, Noysi promete con esta plataforma web-móvil de comunicación para empresas y equipos de trabajo, y diseñada para funcionar de forma intituitiva, aumentar la productividad de las empresas en un 20%. Y con el valor añadido que supone que, a nivel empresarial, una pyme puede aprovechar mucho más sus recursos humanos. Y es que una de las máximas de Noysi es que si la comunicación interna es instantánea, segura y ordenada se pueden hacer más cosas en menos tiempo.

Un paso más hacia la conciliación

A pesar de las ventajas que Noysi puede ofrecer a las empresas, es habitual chocar con los altos cargos "chapados a la antigua", dice el fundador Héctor Castillo. "A menudo nos reunimos con directores de comunicación o directores de tecnología que nos dicen que quieren utilizar Noysi porque comprenden sus ventajas y comprenden que pueden mejorar su productividad rápidamente, pero les cuesta convencer a algunos socios y directores que en cuestión de tecnología están un poco chapados a la antigua".

Además, en España todavía hay ciertos recelos a la hora de disponer de dispositivos que permiten trabajar fuera de la oficina sin aparecer por ella. Pero Noysi puede combinar ambas cosas. "Para los trabajadores los beneficios pueden ser una mejor conciliación entre trabajo y tiempo libre, ya que con Noysi los modelos de teletrabajo y horario flexible son posibles. Además de la satisfacción de ser más productivo para la empresa, de poder trabajar en equipo y de una mayor transparencia entre la empresa y los empleados", manifiesta Héctor Castillo.

"En Noysi hay chats organizados por canales públicos, grupos y personales. En estos canales las personas pueden enviar mensajes y compartir archivos a una velocidad sorprendente.  Los archivos se guardan automáticamente organizados en carpetas en la nube", destaca Héctor Castillo. "Además, Noysi tiene una API abierta, lo cual permite a cualquier organización integrar sus propias herramientas, bases de datos y así automatizar todo tipo de procesos habituales", añade.

La idea de Noysi nació a raíz del crecimiento de un nuevo mercado tecnológico en Estados Unidos y opera en España desde septiembre de 2015, cuando se lanzó la primera versión pública de Noysi después de tres meses de desarrollo inicial. El boca a boca hizo su trabajo y en poco tiempo la 'start-up' ha alcanzado 21.000 usuarios y más de 1.300 clientes de pago que abonan entre 49 y 60 euros al año. Las claves de este éxito son, en palabras de Castillo, "el esfuerzo y la dedicación de todas las personas que trabajan en el equipo, desde el primer inversor hasta la última incorporación".

Entre sus planes de expansión figuran crecer en Latinoamérica e India, donde Noysi ha detectado empresas tecnológicas que no utilizan todavía plataformas de comunicación por desconocimiento o por los altos precios de otros competidores.

"En menos de un año hemos construido una plataforma de comunicación con una combinación de tecnologías no bloqueantes de la que podemos sentirnos orgullosos. Pero esto no quiere decir que seamos conformistas. Todos los productos tecnológicos son mejorables y Noysi no es una excepción", subraya Castillo.

En Noysi tienen claro que queda mucho trabajo por hacer y su principal handicap es cómo seducir a una empresa para que deje de usar el correo electrónico, fuertemente arraigado, y aventurarse a utilizar una herramienta como Noysi. "De lo que no cabe duda es de que tenemos una labor de educación y evangelización muy grande por delante. Nosotros facilitamos la puesta en marcha de Noysi en las empresas con una labor propia de la consultoría de estrategia. Esto es algo que valoran nuestros clientes positivamente".